2017-11-01 A todos os digo que aquello que os santificará es lo que menos esperan, aquello que les cuesta más es a veces lo más sencillo y lo más insignificante ante el mundo. Su Padre Celestial vigila cada acción hecha en amor, entregada a Dios con sencillez. Aquellos que sigan persiguiendo los bienes y virtudes del mundo quedarán confundidos, pues sus esfuerzos allí valen menos de lo que creen. En cambio su esfuerzo en la caridad, asistir a otros, ofréceles su tiempo, una mano amiga, el buen consejo, hablarles con la verdad y del Alto y el reino de Dios, formar familia y trabajar en lo santo con esmero y amor, son cosas gratas e inmensas ante los ojos de Dios. En su diario vivir y en su día a día, busquen hacer esto y crecerán en virtud para el Alto y sembrarán para reino de los cielos.