Fecha: 17 de septiembre de 2015

 

Será un día soleado, todo parecerá estar en paz, pero ve Dios las avanzadas del maligno y les dirá: “Huyan, redadas habrán”, saquean casas, buscan a quienes sin marca han desafiado el nuevo orden y se han mantenido escondidos. Se llevan presos a todo aquel que porte algo mío, mirarán sus paredes, sus vestimentas, sus estantes. Rebuscarán por lo escondido. Tolerarán todo excepto esto, porque es santo y bendito. Los llamarán rebeldes, inconscientes, locos; quienes atentan contra la paz y el amor universal, quienes discriminan y señalan, pero ¡Hijos! no se dejen engañar, qué falso es su amor, qué falsa libertad, ideales impuestos porque les lavarán el cerebro, los envenenan con ideas falsas, serán embrujados y rezados y así serán sonsos y fáciles de manipular porque les faltó recibirme, curarse en mi perdón, en mi sacramento, les falto oración y se dejarán engañar por el rey de la mentira. Si, ciegos, sordos y mudos serán. Actuarán torpemente.

Entonces en ese día se dará la orden de acatar. Sacar todo lo mío de las ciudades. Apresar a los míos y cuantos me amen y defiendan. Pero en vano serán sus búsquedas, en vano creen controlarlo todo, porque con un dedo los desaparezco. No dejo huella de mis santuarios, los saco de allí, los guardo, invisibles serán quienes se queden para morir en mi nombre, lo harán para salvar unos cuantos más que ante el horror abrirán sus ojos como en Jonás. Así será.

 A través de los tiempos se ha repetido lo que hago con mi pueblo y quienes en mi nombre viven, cruzarán el mar como lo hizo mi pueblo. Si es necesario abriré montes, cavaré en la tierra para resguardar a los míos. ¿Acaso no fui yo quien construyó el arca más grande? ¿No fui yo quien derribo torres y cimientos? ¿No fui yo quien venció legiones y gigantes? ¿No abrí el mar y camine sobre él?

Entonces daré el aviso de correr. No se afanen, ya la ciencia los habrá dejado, ya se sabe todo cuanto pasará.

Faltos de fe, oyen esto y temen, piensan: ¿Qué comeré? ¿Qué pasa si enfermo? ¿Cómo sobreviviremos? De solo Dios se alimenta el hombre y solo de mí podrán sobrevivir si lo deseo, solo del aire si así lo indico. Faltos de fe.

Se llevan todo y se organizan, comparten todo y por familias reparten tareas y se ponen en marcha. Muchos en el camino necesitarán su auxilio y ustedes les tienden la mano, los llevan y les enseñan y los míos así se multiplican y alcanzarán las guaridas. ¿Creen que serán solo ustedes? Cómodos son, cerrados. ¿Dónde está el amor y mi caridad? Les enseñan lo mío, ¡Sí! Los acogen y discípulos serán.

Enviaré muchas manos, cada cual con sus herramientas y así no faltará nada ni nadie, serán comunidad completa. Estará el doctor, el cirujano, el constructor, el alfarero, el granjero, el conductor, los que saben sembrar, los que saben almacenar, los que saben de leyes, los que saben de alimentos, los que cantan y bailan, los que curan y sanan. No les falta nada. Pero solo permanecerá el que viva en el amor. El que sea entregado, bondadoso y practique rectitud. Familias mías, pequeñitos míos que abrazo en mi pecho y no suelto ni abandono, al que practique mi palabra y lo de todo y más por mí.

Practiquen ya la caridad, el acoger a otros, la tolerancia y el amor. Solo el que actúa vuelve vida mis mandatos y refleja mi luz. Enciendan ya sus antorchas, ya están aquellos días entre nosotros, ya el reloj de arena ha sido volteado, ya llego el principio del fin. Ya se arman legiones, se preparan para la batalla, ya el cielo está listo, con trompetas en mano. Miren bien las señales, mis mensajes se cumplen, cada día serán más hasta que ni puedan seguirlos.

Ahora entre ustedes me quedo. ¡Basta ya de esperarme! Mi espíritu suelto entre mis siervos, clamen todos al alto y os lleno.

 

 

 

 

 

Fecha: 21 de septiembre de 2015

 

Hijita mía, tu padre del cielo te abraza ya ¿acaso no lo sientes? Te abrazo de día, te cubro en las noches, mi amor te atesora. ¿Qué otro amor vas a necesitar? Si mi amor lo llena todo, lo abarca todo, rodea todo. Amor perfecto, amor envolvente. No hija, por encima mi amor, por encima de todo. Yo lleno esos espacios, esos vacios, los sano y los colmo. Este padre no te abandona, te sostiene, te apacigua. Desde ya hija, no tienes que ir al cielo para vivirlo. Solo clama a mí, entona hacia mí, haz mi tarea, sigue mis mandatos y mi amor te infundo y te daré. Así viven los míos santos, totalmente fundidos en mi amor. Yo en ellos, ellos en mí. Aspira a esto, porque en Jerusalén serán años y años de esto. No se envejecerá, porque no solo de comida vive el hombre, no, no solo de pan, si no de mi, alimento verdadero. Alimento puro y de vida. Si supieran lo que mi cuerpo los sana al recibirme en el altar, se acercarían todos los días. Hisopo de juventud, elíxir de plenitud. Coman de mí, beban de mi, para conocerme y llevarme, para sanar y purificar.

El padre te enseña: existió un hombre bondadoso, un hombre de Dios. Me oía en su mente, así como tú, y seguía mis inspiraciones. Era un hombre de familia poderosa y sus riquezas eran miles, pero en su corazón sabia que Dios no le daba mayor importancia a esto. Este hijo mío abandono su herencia e ignoró su linaje y salió en su búsqueda de mi. Le decían “loco”, le llamaban “ignorante”, “tonto”. Pero ni las riquezas ni las propiedades, ni todas las comodidades, lo llenaban como el buscaba ser llenado. Se entregó a mí, juró un voto y mendigo se volvió. Conoció la pobreza y vivió en ella y me lo dedico, me entregó su vida y su tarea se volvió el servirme, como el más humilde de mis servidores. Su alimento venía del cielo y aún así se quitaba el pan de su boca para entregarlo a otros. Vivió años en lo que muchos llaman miseria, pero donde se sentía saciado de mí. Santas eran sus intenciones, sabio su actuar, sus días se llenaron de horas bien aprovechadas y su descanso saciaba su alma. Mi hijo hizo más por las almas viviendo así, más de lo que sus riquezas hubieran podido entregar.

Al entregarme lo suyo yo le entregue salvación, al complacerme en lo mío, yo le entregue vida plena. Al dejar lo que más le costaba, su alma conoció el amor verdadero, la razón de existir y se regocijo en encontrar sentido y plenitud en los misterios de Dios. Hallo su total felicidad en lo más sencillo, porque allí es donde mora el señor. Mi hijo santo es.( Dios abre la bibilia en Proverbios 22, 17.)

 

 

 

 

 

Fecha: 22 de septiembre de 2015

 

De mi mano nadie cae, de mi mano, no importa cuanto imponga y pese el mundo, los míos triunfarán. Les dirán locos, les preguntarán cómo pueden vivir y sobrevivir, todos parecerán tener y llevar vidas imposibles. Brillarán en medio de la oscuridad, porque yo vuelvo lo imposible posible y hago de los míos faros que irradiarán a la humanidad. Si tan solo su fe fuera mas grande, ya vivirían cómo los reyes que son. Los señalarán, sí, no por sus grandes riquezas y logros, no, sino ante todo por desafiar lo que rige el mundo hoy, por salir del patrón, por volver lo imposible posible. Si hijos, en mi será posible vivir según los valores de mi santa iglesia, según las enseñanzas de mi hijo. Humildes pero con una gran corona, que es la que da el espíritu. Sencillos pero rebosantes de luz. Austeros, pero colmados de caridad y sabiduría. No teman hijos, las cosas no les harán falta, las donarán con amor cuando entiendan el peso que les quito de encima al desapegarlos de lo que perece y no tiene valor. Andarán mas livianos, solo cargados con lo mío, solo vestidos con mi armadura, portando mi palabra, mi evangelio y mi fe.

 

Sabrán de memoria, ciencia les daré, porque no podrán andar con lo mío abiertamente, no, llamarán la atención del enemigo y os mandaré ser prudentes y guardar mis secretos. ¡Cuánto trabajo les queda y cuantas almas deberán instruir! Maestros serán, enseñarán mis mandatos, mi ley y darán mis S.O.S (Mensajes de Dios Padre dados a la Misión IO-EROS) con indicaciones para sobrevivir y aguantar los duros tiempo que se avecinan. Caminarán y caminarán, recorrerán largos trechos, porque no hay lugar dónde Dios no llegue, ni alma por la cual no haga hasta lo imposible por llegar a socorrer.

 

Porque mi amor es infinito. Sí, los ame desde antes que nacieran, desde el instante de crearlos y permitir sus vidas en esta tierra. Los he amado infinitamente al abrazarlos cada noche, acompañarlos en su intimidad, aún en sus caídas, cómo un padre pendiente los ayude a levantarse y me preocupe cómo todo padre cuando ve a un hijo salirse del camino. Me angustié al verlos lejos, me dolió su pecado cómo a un padre le duele la mentira de su hijo, pero mi amor, aún así, fue mas grande y volví a ustedes, hijos, a insistirles, a tratar de enamorarlos. Mi amor no ha dejado a ninguno de mis hijos, aún el que peores pecados ha cometido, lo espero. Mis brazos siguen extendidos y al ver a un alma lanzarse a la fosa, mi ojos lloran desconsolados, cómo los de un padre que pierde a su hijo. ¡Cuánto os amo hijitos!

 

El que ocupa el trono de Pedro, dile a todos que su humildad y sencillez que dice viene del alto, de su imitación a Cristo, es falaz. Engañoso. Recuerda, Satan imita todo lo del alto.

 

Mis hijos no se preocupan suficiente por orar y discernir, por desenmascarar el engaño que promulga, cómo poco a poco desestabiliza, desconcierta, confunde y envenena. Hija, sus cambios se basarán en acoger a todos y así imita mis deseos, pero solo Dios conoce corazones y tiene poder para esto. ¿Quién es él? ¿Qué autoridad puede tener? Cómo para creer que él puede acogerlos, transformarlos. Falso ecumenismo. Esto es creerse Dios. Solo ante mi llegan todas las almas y ante mi hijo en su juicio. ¿Es él Cristo Salvador? ¿Es juez? Miren y estudien bien hijos, lo mío, para no caer en confusión, hacia dónde miran todos, allí no mirarán ustedes. Dónde estén todos, allá no entrarán ustedes, dónde se empleen ellos, ustedes no pisarán. Yo os auxilio míos. Se los indicaré, porque cada vez mas aumentarán sus seguidores, serán cegados por un falso hermanismo, apasionados estarán y contrario a lo que promulgan, estarán dispuestos a atropellar a quienes no comparten sus nuevos ideales. Un bien aparente, impuesto y mercadeado. Estará en todas partes.

 

Hablarán de tolerancia pero no tolerarán. Se mofarán de lo sacro. Hablarán de amor, pero será vacío y viciado, libertinaje y dolor sembrarán. Hablarán de amor por la naturaleza, pero sus actos serán antinaturales y manchan mis milagros con paganismos y rituales. Hablarán de leyes y normas creadas precisamente para transgredir a su antojo la ley, flexibles y blandas sus normas para que ellos mismos las dobleguen. Hablarán de verdadera espiritualidad cuando sus prácticas teñirán de negro el alma y mantendrán a todos ciegos y con sed de saciarse.

 

Paganos se han vuelto nuevamente con sus energías y sus amuletos. Con sus prácticas y ejercicios. Ejerzan mi ley y lo mío. No hay nada mas, no existe nada mas, sino lo mío. Que no los engañen hijitos.

 

 

 

 

 

En aquellos días habrá silencio del alto, no habrá profetas que guíen, ni manifestaciones de mi amor. Ya no será el tiempo de grandes conversiones, ni de mis prodigios, porque ya habrá pasado el tiempo de la misericordia. Cuando todo esté en silencio y los míos sepan que callo, solo debe haber oración. En mis comunidades todos tendrán la misma orden, que no quede un solo minuto desprovisto de oración. Harán turnos para velar y para custodiar las pocas hostias consagradas restantes en el mundo. Así será, porque eliminarán todo lo mío, cualquier cosa que me represente y que proteja al hombre. Intentarán destruir mis custodias, pero yo esconderé lo sacro entre los míos y no faltará para ellos. Pensarán que solo son objetos, pero guardarán un poder inmenso en aquellos días de oscuridad. Donde sea dispuesto mi hijo, allí el mal no podrá traspasar, se mantendrán firmes y protegidas esas casas, no faltará agua ni alimento. No se derrumbarán con las in-templanzas del clima. Tendrán un halo tan fuerte como el hierro a su alrededor, invisible porque es del cielo. Invisible porque será construido por ángeles y guardado por arcángeles. Día y noche velarán junto a los míos. Mis familias unidas se acompañarán, se apoyarán unos a otros ante la inclemencia de mi ausencia, porque llamarán y clamarán, me preguntarán y tendré que callar. Porque ya todo se habrá dicho ya toda verdad quedará sobre papel. Velarán esperando a mi hijo, se cumplirá la escritura y llegará de repente. No tendré que estar porque el hijo del hombre llenará todo a su llegada.

 

El hijo que es el padre llegará con la sentencia final. ¿Para qué más palabras, para que insistencias y llamados? Todo estará hecho. Respetarán mi silencio y aprovecharán las horas para recordar, repasar lo dicho, las instrucciones. Orarán y descansarán. Serán días pesados. Se cuestionarán. Oren a María, ella será su intercesora. ¿Quién mas que la madre? ¿Quién mejor que la que ablanda el corazón del hijo? María reposará sus alas sobre el planeta, si no fuera así, todo quedaría destruido. Los consagrados serán su ejercito, llevarán su misión celestial. Solo a maría acudirán, ella recoge esas plegarias y llena de paz.

 

Le cantarán cánticos de súplica a la madre de amor. Entonarán día y noche salmos y plegarias. Pedirán así:

 

Madre se tu quien nos apoyas, se nuestro amparo celestial, guarda nuestra carne y nuestro espíritu del juicio final. Prepara el alma para el encuentro con el hijo, prepara a tus siervos ante el altar. Que no quede en nosotros mancha, que se haya borrado el mal. Alístanos para el encuentro con el Padre Celestial. Suplicamos cómo niños, tu ayuda maternal, para que no seamos sorprendidos ni llevados por el mal. Nuestra alma clama alabanzas y gozos en el altar y confiados descansamos en tu seno virginal. Se tu nuestra abogada, presenta todo ante Jesús, que nos consuele Madre nuestra, tu calor y tu luz, pero no nos dejes solos a resistir este dolor. No nos dejes mendigando tu ayuda y tu amor. Madre de todo lo creado, doblegados ante ti, te entregamos nuestras vidas y te donamos nuestro “si.” Si al corazón triunfante de Jesús, si al mandato del padre, si a entregar nuestras vidas, si a la súplica divina, si a abandonarnos en Cristo, si a llevar esta cruz, si a dejar al mundo, si a ser creaturas de tu luz.

 

Se prenderán velas, no se volverán a apagar y ante el negro inminente, no temerán. Porque los míos no les faltará aliento, aún en lo oscuro no ser perderán, serán faros resplandecientes y a otros llamarán. Oirán a sus puertas las súplicas de otros pero no será ya, el momento de atender ni ayudar. Cuidado mis hijos no sean engañados, en éste tiempo ya todo estará en su lugar, solo queda la espera. No dejarán a nadie entrar.

 

Oirán gritos, gemidos, estallidos, parecerán flotando en un arca protegidos. El mundo se transformará, sus tierras temblarán, las aguas serán vaciadas y el cielo se desplazará. Parecerá imposible que alguien lo pueda soportar. En la oración lo hacen, pero si aquí desfallece su fe, no despertarán para ver el día en que el hijo triunfe sobre el mal. Sean fuertes hasta el último instante y no se dejen tentar. Guarden fuerzas para aquellos momentos. Apóyense los unos a los otros cómo el hijo les enseñó.

 

 

Fecha: 12 de septiembre de 2015

 

 

Fecha: 11 de septiembre de 2015

 

Sabrán que algo grande esta por ocurrir al oír en las noticias que todo está bien, que el mundo ha encontrado solución para tantas problemáticas que lo aquejan. Querrán ocultar los poderes malignos que esclavizarán a todos los seres. Dirán mentiras, hablarán de una falsa paz, una falsa unión, falsas alianzas, falsas tolerancias. Sí, nada bueno puede salir de lo sembrado bajo el pecado y alejado de Dios. Nada bueno. Dirán que vienen épocas tranquilas, justo antes del colapso, del estallido, del caos generalizado por el mundo, porque no habrá nación que no sea tocada, ni ciudad que no sea probada. Pasará en instantes y luego quedarán incomunicados. Un mundo sin redes, serán inmensas las distancias. Cuán mal acostumbrados están que les costará el reponerse, el reaccionar. Por esto estén pendientes hijos míos, sean cuidadosos y precavidos. Si creen en mi palabra, reaccionen ante las señas y mi palabra de advertencia. Tendrán el privilegio de mi guía. Digan: “Alabado sea, glorificado Padre, que te acuerdas de tu pueblo y sobre él derramas bendición y misericordia. Que el enemigo no nos encuentre, que no sepa de nuestros planes de victoria, que no permitas Señor que caigan los tuyos.” Alabanzas darán al alto.

 

Fecha: 11 de septiembre de 2015

 

Los míos no me extrañan. Pasan días, meses y años y no se acuerdan de su creador. Solo al ver sus vidas en problemas se acercan y de manera interesada, sin amor, sin arrepentimiento, se acercan para pedir el cumplimiento de banalidades y luego se vuelven a perder. Se acercan manchados de egos, de materialismos, incluso de pecados mortales y manchan mi altar, me pisotean. Así es, así se ha vuelto al raza, así es, peor que en Sodoma y Gomorra, peor que en el desierto y en las épocas antiguas, cuando venían a mi manchados de idolatrías paganas, cuando su pecado mas grande era su falta de fe. Y ahora, cuando lo que me traen es muerte, adulterio, pornografía, odios, todo desbordado, todo ensordecedor para mi. ¿Cómo me preguntan por qué permito que obre le mal? ¿Cómo permito enfermedad y sufrimiento? A esto yo respondo:

 

Os di mujer para acompañarlos, hijos para darle sentido a sus vidas, para alargar sus años. Una tierra fértil para alimento, inteligencia para ocuparlos y darles labor. Les he dado santos, ejemplos de vida a seguir para no perderse en tentaciones. Les he dado mi suspiro de vida. Unos mandamientos para alcanzar la rectitud y así la felicidad. Y a cambio he recibido siglos de traición y abuso a sus compañeras, engaño y dolor, familias abandonadas, criaturas masacradas. Mal gastan lo mío en un perseguir continuo de dinero, ambiciosos, codiciosos, mal intencionados siempre. Su mal alimenta su ego y enceguecen a sus hijos. Todo es motivado por el mal, no hay buena intención. Su ciencia busca esconderme, se creen mas sabios que el Rey y su sabiduría es marcada por el maligno, los ha vuelo ególatras, buitres hambrientos e insaciables que destruyen lo que les di en amor. Un mundo acabado, agrietado y adolorido me devuelven, que si no interviniera ahora, se acabaría de desangrar. Han sido crueles e injustos con los míos y han difamado mi ejemplo, corruptos son. Me manchan día a día en el mal uso de sus cuerpos. Se ha vuelto insoportable llenar los cuerpos de los bautizados, sus almas negras y pegajosas. ¡Debo abajarme a esto! No acatan nada, se han burlado de mi y de mi ley. Falsos e hipócritas con sus valores nuevos, ustedes mismos no acatan sus propias normas, inventadas en vanidad. Ni esto lo respetan, porque nada bueno sale de ellas, nada “Lógico” tienen, ningún bien real. Han disfrazado todo, ignoran mis advertencias, mi voz suplicando que voltearan a mirar a lo alto.

 

Ahora yo voltearé mi cara, mi oído al suplicante. Aprenderán bajo sus mismos pecados y recordarán su soberbia. Tal vez solo así sentirán arrepentimiento. Solo sintiendo su propio mal. Ya no cargaré mas sus cargas, ahora sin mi auxilio los aplastarán. La paz de Dios abandonará al hombre, solo en el universo se encontrará y vivirá una milésima de lo que es sentirse sin Dios. La tierra será cómo un infierno. Sus días inaguantables. Suplicarán las almas compasión. Que se acabe el día pronto. No sabrán como colmar su sed. Derrocharán sin saciarse, porque solo Dios sacia al hombre, solo yo lo alimento. Serán desnutridos, desfallecidos, desorientados. Todos actuarán extraño y esa falsa seguridad y claridad, desaparecerá. Serán capaces de lo mas abominable cuando Dios haya abandonado al hombre. Unos irán contra otros, el mal los toma, solo los míos, los que portan mi sello, tendrán poder de frenar a los poseídos, a los demonios. Y sabrán entonces qué es vivir en ausencia del alto, sabrán así implorar mi devuelta. Cada cual tendrá su merecido. Justiciera será mi mano, el amor se esconderá hasta limpiar la maleza. Untado está mi trigo, mi vid.

 

El cielo se enrarecerá y así reflejará el estado de las almas y sus conciencias, todo lo exterior refleja lo interior, la naturaleza actuará según el estado del hombre. Por esto cuiden su interior, estén vigilantes.

 

A los míos les digo: ¿Qué hay allí dentro? ¿Me han dejado espacio para habitar? ¿Han limpiado sus casa? ¿Han sacado lo que no sirve? ¿Han limpiado las ventanas para que entre la luz? ¿Han limpiado las telarañas y revisado cada esquina? ¿Estará limpio el piso para no resbalar? ¿Han sacado lo viejo para dar espacio a lo nuevo? ¿Cada cuarto está bien tendido esperando al invitado?¿Se ha practicado el cumplir de las normas para vivir en paz?

 

Así será, así se mantendrá de pie esa casa en la que yo pueda morar, que a mi llegada esté lista para recibirme, comida sobre la mesa. No entraré a la podredumbre, no me recostaré sobre el desorden, ni me abrigarán techos caídos.

 

Y a su vez, sean cómo mendigos. Mendigos que buscan amor, sencillos y abandonados a la caridad. ¿Creen que siendo ricos se podrán despojar? Ricos en mundo, espíritu, en lo material. Son ciegos, no saben leer, se convencen de lo que quieren oír, ricos en soberbia y conveniencia, no en mi. Amo las casas sencillas. En esas habitaré.

 

Cuanto haga el hombre en su esfuerzo por acatar lo que he dicho, sembrará para mi venida y dará frutos del 1 por 1000; cuánto deje de hacer será hierba mala que carcoma desmesurada lo poco que sembró.

 

Solo de mi se alimenta el hombre, solo de mi aliento vive, solo por mi gracia camina, por mi amor no cae. Rezarán:

 

Dios del universo, dueño de todo y dueño mío,

Sin ti todo perece, sin ti el alma muere,

Sin ti el sol se apaga, el hombre se extravía,

Dios, si me abandonas, me pierdo en la deriva.

Te suplico, ven Dios y toma mi alma,

Que no habite en ella cosa impura,

Que mi cuerpo sea templo puro para guardar tu palabra,

Que salga de mi lo que no sea tuyo,

Que se quede tu amor y me infunda lo santo,

Que mis fallas me pesen, para limpiarme,

Pero sobre todo, que tu no me faltes.

Que tu consuelo me aliente, que tu palabra me salve,

Que tu amor yo aprenda y que tu mano me salve.

 

Amén.

 

 

Fecha: 09 de septiembre de 2015

 

En aquel entonces habrá ruido, mucho ruido y el pasar de los días se hará rápido. Los seres mirarán atrás con ansias de los días mal gastados, añorando su antigua libertad, su antigua desidia. Y será así, para el pulir de las almas, para que todos arrepentidos vuelvan a Dios, pidiendo perdón por cada beneficio mal usado, por cada riqueza desperdiciada, por sus egoísmos, por sus obstinar en lo efímero, por todo el mal que causaron a otros. Porque en aquel momento sus conciencias ya se habrán iluminado y habrán sentido en cada hueso el dolor del pecado, habrán mirado a su padre con vergüenza, teniendo que voltear su cara, agachar la mirada ante la porquería que han sido. No me verán, por quedar tiesos ante su pecado, su lujuria, su desidia, su falta de amor y compasión. Y quedarán deshechos, sin ganas ya de vivir, de repetir un solo acto de desgracia. Quedarán abatidos e incluso algunos se entregarán al dolor y morirán de tristeza, morirán de angustia. El justo, que haya reparado, el que asistió a mi cena, sentirá un bálsamo de alivio, será una luz tenue que los guardará y dará esperanza. Yo soy la esperanza, el amor, yo, el alivio y el consuelo, yo, el bueno y justiciero.

 

Y entonces, llorarán, no podrán aguantar el llanto, los partirá por dentro y rogarán perdón, una segunda oportunidad, y no hijos, hecho está, cómo lo escrito, escrito está. Algunos recibirán gracia para sostenerse y serán purgados, limpiados, purificados, acrisolados en vida.

 

Glorifíquenme, en aquel día canten al cielo, por haberlos librado de la muerte en tal estado, porque así queden vivos ante el horror, estarán vivos por una razón, serán dados otra oportunidad, de reparar en vida por ustedes y por otros, de servirme por fin, seguirme al fin y eso dará paz al alma contrita.

 

Otros sentirán odio, desespero. En ese momento el ejercito del mal tomará almas y cuerpos, será ver el abismo en la tierra, es la rabia de quienes mataron, será la rabia del soberbio y el obstinado, y el mal quedará a la deriva, para atacar a los míos, perseguirlos, arrinconarlos, hacerles perder. Hacerlos temer a tal punto que olviden mi pacto.  Hay del débil, hay del dudoso, hay del desamparado por mi madre, porque solo bajo su manto serán protegidos. Solo su rosario alejará al mal. ¡Será sigiloso, tramposo y audaz y a tantos en el caos confundirá! Pero ante el nombre de mi madre, corre, se debe revelar. Eviten todo, no toquen , no beban, no coman, no escuchen , no miren excepto lo mío porque allí quedarán, cómo estatua de sal, como ella, desobediente. ¡Porque se han acostumbrado tanto a la desobediencia, a la mentira! Que pocos podrán dejarlo.

 

Serán días y días de peligro, de engaño, de cuidado y de gracias entre los míos. Si no fuera así verían su fin y su padre quedaría obligado a destruir. Pero los pocos creyentes fieles, ablandarán mi mano y corazón y os guardaré, esconderé.

 

Preparen su alma para aquel momento de rendir cuentas, con ayuno, reparación. En gracia pídanme que revele sus pecados, que les revele mi voluntad para saldar las deudas que rendirán ante mi presencia. ¿Qué padre dejaría de advertir, de enseñar? El que no lo hace no se llama padre.

 

Y entonces ante la luz se doblegarán, extenderán sus manos a lo alto y gritarán “Me entrego padre a ti, no sea yo defraudo.” Allí sentirán las horas pasar. Se sentirán nada y todo a la vez, flotarán y ante sus ojos me presentaré con el libro de sus vidas, el que abrí cuando os cree en el vientre de su madre y que cerraré al apagar sus ojos. Y sus hojas serán claras y transparentes y verán, verán y gemirán, querrán voltear la mirada y sus ojos se mantendrán abiertos y fijos y dolerá, cómo duele ver a una madre afligida por perder a su hijo, se verán a ustedes mismos perdidos, perdiendo el alma. Serán horas y justo cuando creen no soportarlo mas, ver la raíz y la longitud de su maldad. Al creer que dan el último respiro, aparece la madre sobre sus estrellas triunfante, a dar suspiro de vida, a lo que ya casi muere. Intercederá por amor y vencerá, porque no hay nada que el padre niegue a su hija, pura y virginal.

 

No se podrán mover. Mirará alrededor y muchos no entenderán, no creerán y otros lamentarán haber nacido. Pero el mío sabrá su tarea, se levantará a cumplirla y se alejará, cogido de mi mano.

 

Lluvia y tormentas confirmarán lo vivido. La voluntad del padre. Lloverá por días, purificaré a mi raza, lavaré sus pecados. Será mi lluvia interior  y exterior. Si, lloverá y lloverá y los míos así escaparán y otros se limpiarán.

 

Serán días impredecibles, la naturaleza tomará rumbos desconocidos, no duden que es mi mano dictándole que hacer. ¿Acaso no abrí el mar en dos? ¿Acaso no inunde la tierra? ¿Acaso no domine a los animales, los multiplique y envié plagas? Sucederá para que abran sus ojos y muchos lo harán poco antes de su último instante, será su último suspiro. Y la ciencia no entenderá, todo deberá explicárseles, cómo a pequeños, como si sus conocimientos no hubiesen servido de nada. Nada fueron y nada serán sin mi. Yo soy el alfa y el omega, el creador, yo, quien hizo lo perfecto, lo que no puede andar sin que yo le de la orden. Cada átomo, se mueve por mi, cada cosa se sostiene en su lugar, en su balance perfecto, por mi. Engreídos al creer que podían entenderlo todo, que sus mentes serían capaces de abarcar lo infinito.

 

 

 

 

 

Corre a decir que el malo ya se asienta, su trono ya construido desafía lo mío, se burla y jacta de lo santo. Será en poco tiempo que se posiciona y los míos verán con dolor sus obras. Será rapaz, fugaz, no se darán cuenta en qué momento acoge a tantos, engaña a tantos. Serán muertos vivientes hija, no habrá uso de razón. Verle será muerte. Oírle será veneno. Huid hasta los lugares más recónditos, ahí es cuando avisaré que es necesario huir, correr, dejar todo y esconder. En cavernas, en espacios escondidos, en lugares poco poblados. Será grato para los míos estar lejos de tanta maldad y confusión, y sentirán descanso en la oración, en las labores sencillas. Trabajarán con sus manos como sus antepasados, labrarán, sembrarán, construirán y orarán y se prepararán. Aprenderán los oficios de los sencillos y así me encontrarán.

Tengo todo reservado para los míos y desde ahora les enseño. Pero cuidado, no olviden que os seducirán, engañarán, estará en todas partes, será imposible de escapar y triunfará al sembrar la duda.

Llenará falsamente los vacíos que el mismo creo. Los llenará con lo suyo para gloriarse solo de lo suyo. Tendrán que aguantarse las ganas de protestar, su mandato del cielo será el silencio y otros serán enviados a hablar y dar todo por mí y por sus sacrificios serán premiados. Pero otros querrán hablar, gritar y deberán callar. El espíritu los ayuda a aguantar.

Y entonces será torrencial la sangre que corre de inocentes, serán cascadas y el dolor rebozará la copa y así el que ama verdaderamente, el que enseño a amar, el único, el verdadero, sostenido por mí mano llegará. Quietud habrá, nubes de luz y colores. Zumbarán los oídos con el regocijo y las alabanzas de la creación. Será hermoso y esta vez huirán quienes lo reconocen y han hecho el mal.  Confusión penetrará el alma, los míos podrán mirar hacia el cielo y vivir el amor. Otros caerán al piso sin poder levantar la mirada, no serán merecedores, se humillarán.

El viento soplará sin haber brisa, viento celeste que limpia a sus pies y prepara el camino, se lleva lo teñido, toda la maldad. A sus pasos correrá su agua purificadora, salvadora y renovará, sacará la podredumbre y abonará el amor. Nada se podrá comparar, nada semejante se ha visto ni se verá.

 

 

 

 

Fecha: 08 de septiembre de 2015

 

Serán momentos graves de angustia, se agitarán las olas en el mar, como ninguna tormenta que se haya visto, porque no será solo la justicia de la naturaleza, sino justicia divina que transformará y limpiará, renovará la faz de la tierra. Primero será Europa, y luego África, se hunden como se hunde un barco, con la misma facilidad, será en segundos y serán devoradas por la tierra bajo el agua. No quedará ser, de allí habré desocupado todo antes, todos huirán, muchos habrán muerto a causa de la guerra; otros habrán huido al este y occidente. Recuerda, solo los míos se salvan y los llevo a tierra firme. Los mantendrá a flote mi verdad y mi virtud, quienes la siguieron y defendieron.

Será oscuro, el sol no brillará, ni la luna iluminará la tierra, porque a ésta también la transformo. Nada será igual, ni los días ni noches, ni el agua ni la tierra, ni el aire ni el espacio. Si supieran los científicos, si tan solo se dejaran maravillar por Yavé, por el Alto, por Dios. Pero sus egos enceguecen. Es esto hija lo que hace ciego al hombre, verse a sí mismo tan grande y poderoso. El conocimiento del mal cubre los ojos con escamas y barro y se vuelven ciegos a lo mío. Si tan solo supieras las maravillas que ocurrirán, como el día en el que cree la tierra, como los primeros instantes de la creación, será igual, será magnifico, pero nadie lo verá, nadie es merecedor de ver mi magnificencia.

Entonces el agua no mojará, ni la tierra se moverá, será  el eterno presente, no correrá el tiempo, no se oirá el silencio. Se detendrá todo cuanto cree y se arrodillará la creación, y se entregará a su creador y allí descansará mi gracia. El cielo entero se alegrará, no detendrá su cantico, como mil orquestas entonando a la perfección. No se oirá el crujir de la tierra por la fuerza de su voz. Cantarán cántico mío, Gloria Gloria al señor.

 

 

Fecha: 07 de septiembre de 2015

 

Quién es Judit

A partir de agosto de 2015 Dios Padre toma la determinación de confirmar y ampliar la información, las instrucciones  y sus mensajes de amor, a través de uno de los miembros de la misión a quién nombró Judit. Dios Padre le dijo: "Judit es tu nombre, la de la voz triunfante, la que le canta a Dios, la fiel a mis mandatos, La guerrera de su pueblo, así te nombro yo."

 

Esta manifestación sorprende a los miembros de la misión por su contenido profético y doctrinal al mismo tiempo. También es asombroso el estilo que escoje Dios Padre para comunicarse en cuanto que es Él mismo quien toma la mano del instrumento para escribir con puño y letra sus mensajes. Textualmente Dios Padre lo explica así: "Necesito tu tiempo, tu mano y tu voluntad. Escribirás cuando te lo digo, documentarás siempre, verás y oirás, hablarás; sí, y lo guardarás. Será tu oficio día y noche..."

 

Dios Padre pide que estos mensajes sean compartidos a la humanidad para anunicar, alertar, prevenir, confirmar y ampliar los mensajes de la Alianza de Dios Padre Misión IO EROS.

 

 

 

 

Mensajes

Judit

MENSAJES DE DIOS PADRE A SU PEQUEÑA  HIJA JUDIT

Se dará una reunión pecaminosa. Será la secta que organiza todo para la venida del insolente, el atrevido, el baal. Hacen ritos perversos, matan a mis pequeños sobre un altar. Si hija, es aterrador, si tan solo supieran, muchos abrirían sus ojos ante la realidad del mal. Pero les han vendido que no existe, que sus pecados jamás lo llevaran a él. Os han convencido y este guarda silencio prudente ante algunos para que camuflado los pueda sorprender al final, cuando ya no se pueda mirar atrás. Aquí en ese salón se da todo. Se consagran a sus tareas sucias y son protegidos por su ejército. Lo permito ahora, para ver quien se mantendrá fiel junto a mí, porque no puedo violar mi promesa de dejarlos elegir, Y elijen el mal, el mal mas abominable. Si vieras sus hazañas, sus planes, como reclutan a mis pequeños, mis críos jóvenes engañados, enceguecidos por el vicio, la porno, el humo, el ruido, el dolor, el pecado de sus padres. Tantas generaciones del mal hasta engendrar criaturas destruidas, desvalidas, alejadas de mi imagen y semejanza. Los reclutan y prometen riquezas, poder, su venganza deseada. Motivados por el odio, un odio que no saben de dónde viene y harán cualquier cosa para suplir su necesidad de odiar. Ven a otros felices y les da rabia, creados para destruir.

Si hijos, no entienden la magnitud, los millares y centenares que ya están listos para actuar. Ven noticias y se preguntan como un ser humano es capaz de actuar y obrar así. En total ausencia de mi, poseídos, permito que lo sepan para ver si reaccionan y parecen dormidos, ya les parece normal.

Será castigado el que esconda la existencia del infierno. Ay de mis hijos que enseñan a su gusto, en contra de mi voluntad, ay de mis hijos que no denuncian el pecado y la maldad, ay del que calla atemorizado, del que vea injusticia y no señale el agravio. Ay del tibio que no corrija al hermano. Gritarán que el mal existe, no teman, daré señales para quitarle su disfraz y engaño. Denunciarán sus obras, señalarán el pecado, anunciarán con las palabras que yo ponga en sus bocas, porque muchos creerán y volverán, temor de Dios infundiré, un temor estremecedor para sacar a los míos de ese trance inducido por el ruido; se alimentan de veneno, lo que ven, lo que oyen, lo que leen. Y entonces ¿no ven? ¿Cómo siguen andando como si no estuvieran en un campo de batalla? Soldados necios, despreocupados, fácilmente caerán a los pies de sus enemigos. En guerra estamos, guerreros de luz, miren a su alrededor, piensen con inteligencia, actúen con cautela. ¿Seguirán permitiendo que los acechen hasta caer? ¿Seguirán al descubierto?

Guerreros de luz, que su alimento sea la oración, su entrenamiento la cena, su descanso el cumplir mis mandatos, su actividad en hacer la tarea encomendada por el alto. Pero no mal gasten su tiempo como lo hacen ahora, se han vuelto inútiles sus tareas ante la realidad inminente. Guerreros de luz, que su escudo sea el rosario, su propósito mi plan y entonces al estar velando les mostraré que hacer, como mas vencer. Sean valientes, disciplinados y obedientes. Practiquen rectitud, cumplimiento, puntualidad, seriedad. Sean reflejo mío en cada aspecto de sus vidas y verán como todo cae en su lugar.

 

 

 

Fecha: 14 de septiembre de 2015

 

Pide por la reparación de otros. Ofrece tus esfuerzos. Nada es vano hija, todo cobra sentido en el plan divino. Dios trabaja para los suyos día y noche, el gran arquitecto de las vidas, construyo donde han destruido, saco amor y vida de la nada, implanto mis cimientos para que los míos anden. Cada cosa que deciden infiere en mis planes y cada vida que destruyen infringe gran dolor y grandes cambios para las almas.  Insignificantes son, insípidas sus vidas cuando se alejan de mis planes. Flotan a la deriva.

Lo sé hija, los míos se encuentran atrapados en las redes del mundo y les pesa, pero la cena y la oración rompe esto, les da fuerzas y su recompensa será paz en sus familias, alegrías de los sencillos, prosperidad para sus hogares, sí, los auxilio. No dudes que Deo auxilia en todo al hombre, en todo.

 

 

Mis familias ejemplares, lo sabes, son sencillas y trabajadoras, unidas y fuertes, no decaen ante las vicisitudes, sino salen fortalecidas. Invocan mi nombre a diario y juntas oran. Las madres son amables, despiertas, organizadas.  Atienden a sus familias y son humildes. No se aquejan por el mundo exterior, ni permiten que ese mundo agreda sus casas, no. Se dedican con amor a las labores de la casa, porque es allí a donde las he llamado. El plan de Dios es perfecto, e hice un plan para todo lo creado. Cada ser, cada creatura tiene un propósito y se encuentra plena cumpliendo su misión. Mujeres: ¿Por qué buscan tanto por fuera? Si donde deben mirar es hacia dentro, esos hogares que les he encomendado. Sean la mano derecha de sus esposos, ayúdenlos, guíenlos, les he dado a ustedes lo que ellos no tienen, para que unidos, una sola carne, puedan triunfar. Pero el ego que les infunde el mundo las hace sedientas de sus propios meritos y distinciones, de ser libres de tener esposos que no sean indispensables. Se han vuelto egoístas, destructivas, irrespetuosas, mucho se creen, pero son poco sin su complemento. Juntos es la respuesta, juntos en fe, amor, perseverarán. Así quiero a los míos, haciendo bien las tareas sencillas que les he encomendado. Tal vez, no se ganen distinciones, premios, tal vez no sean ricos, porque así no los quiero, pero serán ricos en mi gracia, ricos en amor, plenos en felicidad. No serán esclavos de este mundo, con sus nuevos rumbos que los alejan de mí. Hijas dejen a un lado todo feminismo, ese mal aqueja a las mías, las enferma, les causa cánceres y confunde el plan de vida diseñado por mí. Entréguense a sus esposos o entréguense a mí y se saciarán, os prometo se saciarán, recobrara sentido la vida, sus familias florecerán, sus almas podrán ser una conmigo hasta el encuentro final. Porque solo al obedecer se halla el hombre y encuentra sabiduría y así se multiplicarán sus días y podrán afrontar en familia tanto mal. ¿Cómo más darán ejemplo y sobrevivirán mis valores?

Si, los míos nadarán en contra de la corriente, pero asistidos por mi barca. Despójense de los conceptos enseñados por el mundo, mas no juzguen en su andar, mi mandato os doy a ustedes y hacia otros reflejará, pero si se pierden mirando hacia afuera, el alto no responde si se extravían, no. Porque primero miremos adentro, primero nosotros, nuestras vidas y luego si a caminar.

Eso si hijitas, sencillas, que serán ustedes quienes comanden el arca de sus familias y si fallan, todos se podrán hundir. Inmensa tarea la que encomiendo y ante mi mostrarán sus esfuerzos y rendirán cuentas. Primero esto, luego si lo demás. Orando os apoyo en todo. Pero mujer que no ora será la perdición de su esposo y esposo que no ora perderá a su familia. Si así será.

 

 

 

 

Fecha: 15 de septiembre de 2015

 

 

Fecha: 16 de septiembre de 2015

 

 

Fecha: 23 de septiembre de 2015

 

 

Quiero tener una relación muy personal contigo, para mostrar el Padre amoroso, dedicado que soy. Verán que os guardo como hijos, si se entregan a mi y me donan sus vidas. Yo estoy en lo mas pequeño de sus vidas y guío cada uno de sus pasos. Si no fuera por el pecado, todos hablarían así conmigo, con todos me comunicaría así y no solo de manera intermitente cómo lo hago contigo hija, sino todo el día, unidos a mi, escuchándome y consultando todo con el Rey. El pecado destruye esto, así que hija, mucho cuidado con tus acciones de ahora en adelante. Cuida tu andar. Porque mi hija será sin mancha. No habrá pecado ni en su lengua, ni en su mente. Sus acciones serán bien intencionadas y pulcras, no habrá tibieza ni mancha alguna, porque no podre bajar. Si, cuídate, por eso te necesito concentrada en lo mío. Que nadie te vea distraída puesto que te analizarán, bajo una lupa estarás. Por esto confiarás tus cosas al Padre del Cielo, como siempre lo has hecho y yo te guiaré, tu amigo, tu maestro. Así hija os guío también a todos y expondré mi voluntad para que sea cumplida.

 

Fecha: 25 de septiembre de 2015

 

Te explico hijita, para que no caigan en errores. Cada persona es acompañada por su mal o por su bien. Su pecado mancha su alma y llama a ángeles del mal o ángeles de luz. Los míos son rodeados por los míos, los que siguen el mal, los teñidos por pecado que optan por estar lejos de mi, indudablemente son acompañados por ángeles caídos, cuya tarea es permanecer pendientes de que estos hijos sigan vendados, maniatados y que continuamente anden por mal camino. Es por esto que es tan difícil salir del pecado y mas aún dependiendo de su gravedad. Los míos son causa de malas miradas, malos tratos, envidias, malos ratos, incitados por estos trabajadores del mal, en las almas alejadas de mi. Entonces no es que sean energías, ni auras, esto es invento del mal para disfrazar la verdad. Son espíritus inmundos que acompañan a cada ser y están pendientes para inundar cuando se cae en pecado. Están pendientes de tentar por medio de personas y situaciones en cada instante, estos no descansan, no duermen, por esto cada instante es una lucha. Cada instante debe ser sellado y los míos, vigilantes, atentos deben permanecer. A algunos les daré ojos para que corroboren todo lo que rodea al ser. Es por esto que las multitudes son de cuidado.

¿Nunca te has preguntado porque a ti y a tu esposo no dejo asistir a grandes multitudes? Piensan que es por gusto e incomodidad. No hija mía, a los míos los protejo. Nada es fortuito. No soy un Dios de suerte, de coincidencias. Esto ya debería ser claro. ¡Todo lo hago, permito e inspiro yo!

 

A sus espaldas estarán mis ángeles y al salir abren sus alas, inmensas y fuertes para guardarlos y que otros no os hagan mal. Acechantes están los ejércitos del malo esperando cualquier oportunidad para invadir y confundir. Os mandan dardos, pensamientos, obstáculos. Algunos pasan mis barreras porque así lo permito, otros son parados por las alas de los míos. No paran, día y noche. Entonces hijitos ¿Paran ustedes de trabajar y orar? ¿Se darán descansos? ¡No! En batalla estamos míos, pronto guerra habrá. Estén atentos porque daré ojos para que vean en el plano espiritual, os donaré mis ojos para que puedan estar mas pendientes del enemigo y sepan, a los míos, alertar.

 

Hija, mi palabra habla verdad para todos los tiempos. Mi eterno presente. Lo dicho, dicho está y allí es claro hija. Si soy tu Dios nada te falta. Mi diestra te sustenta. El hombre en afanes de más se fía de sí mismo, se olvida de la mano extendida de Dios. Es así. En la austeridad se vive el verdadero amor, compartir y agradecimiento. Se da el valor merecido a cada cosa, se evitan grandes pecados y se tiene mas tiempo para lo noble, porque el resto es distracción. Que nada que reciban sea por sus propios méritos, ni que crean que son merecedores de algo. Sean sencillos, no distraigan a otros ni hagan parte de los ciclos del mundo que os atan. Al que no le importe perderlo todo, ese es verdaderamente libre. Al que vea despojarse con facilidad, dar a otros con facilidad, ser recatado, ser humilde, a este premiaré con mis virtudes y será fácil renunciar a todo y así será libre. No os pido andar en trapos. ¿Acaso los reyes andan así? Cautela hijos, entréguense, entréguenlo todo. Sabrán que hacen lo correcto porque os dará paz y os dejará crecer en mi.

 

 

Pero el que no cambie su andar el que no saque la basura a la calle, el que no este dispuesto a renovarse en mi nombre, será cómo fruta mal olienta que contamina a los demás. Porque la duda es prendediza y el mal se expande fácilmente entre los débiles. No sirve de nada conocer al alto si no se crean cosas nuevas, si no se renueva la vida, si no se adquiere sabiduría y se transforman los entornos. Inútil sería hijos, inútil su tiempo gastado si no dejan que yo los estremezca hasta los huesos. El que entre ustedes haya permanecido estático, cómo congelado, siempre en el mismo lugar, que se cuestione qué esta haciendo mal, porque quienes se entregan realmente a mi, pasan por cambios y transformaciones. El mío no es igual siempre, lo que se mantiene es su amor, sus valores, mis enseñanzas, mi palabra. Pero el mío camina, no se queda quieto.

 

Entonces hijos se deben pellizcar. Adquieren ya sabiduría, miren bien sus vidas. El cambio es inminente, el mal se aposa ya. Tentáculos salen a cubrir al orbe.

 

 

 

Fecha: 26 de septiembre de 2015

 

 

Fecha: 27 de septiembre de 2015

 

El universo se alinea, se prepara ya. Todo en el cosmos listo está. IO ha cumplido su ciclo, los cambios en ella serán mas rápidos, todo será exponencial. La luna de hoy os alerta del sol y sus cambios, os recuerda que dependen del sol para vivir, que sin éste todo lo que ven es diferente y deja de ser. Les recuerda que aun no saben nada de lo que ocurre allí afuera y que son tan solo espectadores de las maravillas del espacio. De ahora en adelante solo serán espectadores de todo lo que ocurrirá. El hombre se verá impotente e inútil ante los grandes acontecimientos y volverá a sentir cuan pequeño es y cuanto depende de su padre. Abajo egos, abajo grandeza y poder, abajo mentes de ciencia que creen conocer sabiduría, abajo a aquellos que creen que la justicia de Dios jamás los alcanzará.

 

Las señales en el cielo empezarán ahora, de algunas se enterarán, otras podrán presenciar, los obligo a mirar a lo alto, a voltear su cara hacia mi. Dichoso el que se arrodille y postre, el que viendo mi grandeza se abaje y me alabe, el que esté pendiente y a la espera, a este, Dios le mostrará el camino. Pero a los distraídos y altivos, a estos les caerá el peso de lo venidero y no aguantarán . Serán aplastados por mi omnipotencia.

 

Es necesario prepararse. Será difícil el mundo que quedará luego de que todo empiece a ocurrir. Pesado el aire, tristes las miradas, dolorosas las pérdidas, desoladas las poblaciones, la indiferencia se da a raíz del mal y bloquea mi amor. Pocos míos quedarán por ahí. Todos envío a guardarse junto con lo mío. Deben sobrevivir para lo que viene luego. Les dolerá ver cómo mis templos se llenan de miles, rebosarán pero ya no estaré ahí, ni se reúnen para alabarme. Les dolerá ver el dolor de mi madre ante la ausencia de familias, se habrán perdido, quedan pocos de los míos. Dolor y temor sentirán al verme ultrajado en todo el mundo con los cambios que harán que todos me golpeen, me pisoteen, me ofendan. Verás lo mío salir de los templos y ahí ya no volverán, porque serán igual que el pueblo de Israel en el desierto, idólatras paganos, necios a mi voluntad.

 

 

 

 

 

Fecha: 7 de octubre de 2015

 

Ora mas, siempre que sientas todo lento, que las cargas pesan mas, es porque te falta oración. Dirígete al alto que te sana.

 

Tentados están y observaré, miraré quien cae y quien se mantiene conmigo. Continuará pasando hijos míos, porque optar por mi es algo continuo, no basta con decir sí una sola vez. Que cómodos son. Se debe optar por mi cada día y obrar según esto para realmente llamarse mis hijos.

 

Os llamarán rebeldes, protestantes, anticuados, impedimentos para el bien común, porque el mal disfrazará lo mío como lo malo. Ustedes dirán que defienden la verdad, la única y el único verdadero amor. Les dirán adoradores del dolor,  ¿Cómo puede adorar una cruz? ¿Cómo pueden amar si no aceptan las nuevas iglesias dónde todos se sentirán amados? Ustedes dirán: el único amor verdadero es el de Cristo al morar en la cruz por nosotros. Les dirán que al ir en contra de la iglesia se han desviado, incluso, de sus propios principios y que se han vuelto guerrillas que no acatan la ley. Ustedes dirán: la ley fue tallada en piedra y en piedra quedará, es la única, la verdadera. Les dirán que nadie sensato puede objetar al bien común. Ustedes responderán: el único bien común es Jesús, por quien todo fue hecho y en quien todo se cumplirá.

 

No se dejen confundir míos. Hábiles se volverán para responder. Los entrena el Padre, porque poco han aprendido de mi, poco saben, poco les queda, pero el espíritu esparcirá sabiduría, prudencia, y humildad al hablar, estas cosas no se aprenden, las brinda el alto a sus fieles. Pidan mis gracias, mis virtudes y mis dones. Si no los piden hijos, supondré que no los anhelan y ¿Cómo no anhelar todo lo del cielo?

 

Os enseño:

Existió una mujer pura, que no conoció hombre ni los afanes de este mundo. Desde pequeña hablaba de mí a su familia, numerosa era, humilde y sensata esa familia. Todos dieron lo poco que tenían para ayudar a que mi hija entregara su vida a mi y ella viajó, se separó de los suyos en búsqueda mía. Sola se sintió por mucho tiempo, pero en su soledad encontró a mi hijo. Su agua y su sangre bebió. En ella se cumplieron milagros, sus compañeras no la entendían y la aislaban, lo cual le dolió y costo lagrimas. Pero dedicaba sus horas a visitar a mi hijo, cuando solo lo dejaban en el altar. Encontró su razón de ser en mi y en contemplar mi sencillez. Oraba día y noche, cada respiro era ante mi una oración y encontró que no necesitaba de nadie sino de su Dios. Varios directores espirituales tuvo y obediente fue a todos. Siempre obediente a mis designios, aún cuando diferente, sola y aislada se sentía. Santa ella, santo su corazón y su amor por mi hijo. Ella cantaba cómo tu.

 

 

 

 

 

 

Fecha: 10 de octubre de 2015

 

Hija mía, el padre te ha visto triste, los míos son alegres, portan mi paz y mi amabilidad. Dominan sus emociones y siempre muestran la cara de Jesús a los otros. Tu Padre no te quiere ver preocupada ni ansiosa. Ansiosa no, todo es un proceso hija, el Padre enseña así, para que perdure en los míos lo aprendido, para cultivar la paciencia, para cambiar corazones. Mi poder podría hacerlo en segundos, cambiar un corazón, pero deseo ver la sed de los míos, sus esfuerzos, su aprendizaje, deseo ver su amor puesto en práctica que me confirma que su “si” a mi es verdaderamente lo que mas desean y quieren. Así también permito se sanen sus cuerpos y almas, reparen y salven almas. Hija mía el Padre creó todo de la nada, puedo volver todo lo malo algo bueno si lo deseo, pero no quiero esto, quiero ver el trabajo de aquel que opte por mi, porque así sembrará para su vida eterna y solo así, en su transformación podrá dar ejemplo a otros y salvar mas almitas, eso es lo que desea mi corazón.

 

Eres consentida y caprichosa. No, no hija mí, así no serás. Primero los otros y luego tu. Primero el dar y luego el recibir. Primero sacrificio y luego gozo. Primero la siembre, luego la cosecha. Primero acatar para luego obrar. Todo está creado con un orden y este orden se debe seguir. Al salirse el hombre del orden creado por el alto para el funcionamiento de todas las cosas, todo queda trastocado. Vemos ahora las consecuencias de tanta falta de acatar mis mandamientos y mi orden. Se refleja en el cosmos, sí, el sol, Io y Eros. Si hija, yo no cree esos eventos por ocurrir, los permito como consecuencia del desorden que el hombre ha creado. La naturaleza perece, todo perece en la tierra. Por eso añadirás a tu lista esto: seguir el orden que te dicte. Primero los otros y luego tu. Servirás a tu hijo, tu esposo, tu familia, tus amigos, no te veré perezosa.

 

Añadirás a tu lista: evitar la tecnología para entretención, el mal así te aturde. Nada que me hacen caso mis hijos,  no ven la amenaza. No escuchan. Tu me harás caso. También añadirás: evitar mirar al otro para comparar. Basta de gastar tiempo mirando hacia fuera, allí no encuentras nada, hacia adentro estará tu atención para agradar al Padre.

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 19 de octubre de 2015

 

Acojo a todo aquel que desee la santidad y obraré según su fe y entrega. Entrégate mas, abandónate mas en mi y así abres tus puertas para que yo pueda entrar a tu vida y obrar y transformar. Será difícil y a la vez camino de gozo, será doloroso y a la vez llenará al espíritu y saciará al alma. Es difícil dejar lo conocido, doloroso dejar lo que gusta y agrada, pero hazlo en nombre del Señor y nada será imposible.

 

Tu ego hija te hace caer, porque crees que debes ser escuchada, que debes tener razón y voz. Todavía prefieres oírte en vez de escuchar a otros.

 

Tus pasiones te dominan. Aún no controlas tu cuerpo, el cuerpo te controla, lo que quieres, tus antojos, lo que dices, cómo lo dices; Hija eres esclava de tu temperamento y lo justificas con tu ego.

 

Lo material, aún tienes otros Dioses. El Dios trabajo, el Dios tener, el Dios comodidades. Te desboronarías si mañana te lo quitara todo. El Dios Vanidad. Aún te hace feliz el tener. Tus dudas. Miras alrededores y por estar mirando a otros te dejas tentar. Aún te cuestionas si tu vida pudiera haber sido otra, aun dudas de lo que te he dado, tu fe no es fuerte y por esto no actúas mas. Te falta creer en mi, en mi poder.

 

Hija mía, despójate. Haz lo que no te agrade, sacrifícate por otros, domínate, olvídate de ti. Así agradarás al Padre. Ahora escribe…

 

Será en cuestión de días. Anunciarán el principio del fin. Modificarán mis designios y lo que yo he llamado malo será llamado bueno, lo que abomino será aceptado. La verdad no puede ser cambiada y todo acato que contradiga la ley es perdición y obra del mal. Serán cambios que sacudirán el núcleo y al herir la estructura, la edificación tambalea hasta desplomarse. Será la Virgen Madre quien tomará los escombros para construir un templo nuevo, luego de la destrucción.

 

En un cuarto lujosos, hombres de poder se congregan para decidir el destino de todos, son movidos por la avaricia, se creen superiores a todos los demás. Han logrado callar a los humildes, a los verdaderos pastores. Son lobos para mis ovejas. Mis ovejitas andan ciegas y desfallecidas por la falta de recibir a mi hijo y permiten ser alejadas del ordo. Las conducen a la perdición. Inyectan a los míos con ideas del mal. Los entretienen para que no piensen ni sientan a su Dios obrando para volver a traerlos hacia mi.

 

Todo aquel que no siga mi palabra, que no se llame mío. Todo aquel que no acate mis órdenes y mandatos, que no se llame mío. Todo aquel que no pueda morir a si mismo, que no sea llamado mío.

 

Serán ejércitos de seres que no optarán por mi, que no acataron mi ley y fueron sordos a la verdad. Serán millones los que irán en mi contra. Todo aquel que no corrija al necio ante los cambios venideros, irá en mi contra. Todo aquel que calle ante la mentira me niega a mi. Llenaos de valor y de Espíritu Santo, que les dará la palabra para señalar con amor el camino correcto. Todo aquel que no señale el agravio, hará parte de él.  Todos aplaudirán los cambios que anunciarán. ¿Y ustedes hijos míos, se harán los sordos, ciegos y mudos? ¡Gritad en mi nombre, sacrilegio porque han manchado lo sacro, han burlado la ley, han interpretado mis designios a su antojo, han desacralizado mi grey, mi altar será pisado por hombres impuros, mi hijo manoseado por manos sucias, porque aquel que fue mandado a ser ejemplo de mi hijo ha sido corrupto hasta los huesos.

 

Abre la biblia en Daniel 8-23.

 

Los míos poco saben de su padre y de la ley y muchos no verán, no se percatarán. Insolentes y desobedientes otros que por comodidad se adaptarán al nuevo orden de lo mío, orden del mal. No se engañen, no callen, no me dejen esperando su fidelidad. Ha llegado su momento para demostrar al Padre su amor, su fe, su valentía. Se ganarán el reino de los cielos quienes por mi no titubeen, ni callen por temor. Quien los sostiene y llena soy yo. Os prometo mi diestra sustentadora y poderosa. Guerreros de luz, su armadura celestial ya fue sacada, oreada y brillada para la gloria y victoria. Os amo míos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 3 de noviembre de 2015

 

El mal es tan real como lo que has visto, entonces ¿cómo no prevenir a otros? ¿Cómo no contarles que existe para que lo eviten? Hoy el mal se disfraza, por esto no disfracen a los críos, es imitar el rey del engaño, del camuflaje, de la doble faz. Dios es transparente, Dios es verdad eterna visible a cada creatura por lo que es.  ¿Acaso no ven? El mal se disfraza de entretenimiento, ustedes piensan: ¿qué tiene de malo ver, lee, instruirse? Se instruyen de todo lo ajeno a mí, les siembran dudas de mi verdad y mi norma, ven demonios y pecado día a día en sus pantallas para volverlos insensibles al dolor del otro, volverlos acostumbrados al mal, adormecidos a lo abominable. Mis hijos piensan: ¿Qué tiene de malo ir a distraerse, a comer o comprar a distraerse? Sólo eso hacen, saciar sus sentidos y pasiones, se han vuelto insaciables, quieren más y más, comen por gula, coleccionan lo innecesario, amontonan y se apegan a lo que perece, se vuelven esclavos de adquirir, casas, carros, ropa, cosas y cosas que los hacen dependientes, codependientes de los valores que les ha impuesto el mal. Mío no es esto. Todo lo que hace el hombre hoy, me entristece y así esclavos se vuelven al Dios dinero, al Dios tener, al Dios trabajo.

 

El que tenga oídos que escuche. ¿Creen que es mío todo esto? Este afán de tener, adquirir, compran y compran, se endeudan, esto sólo los vuelve codiciosos. No es mío, no quiero ver a los míos en estos afanes que los alejan de mi humildad y mi paz. Los alejan del orden divino, ya ni saben cómo poner cada cosa en su lugar. ¿Cuál va a ser el lugar de Dios? ¿Cuál será el lugar de su Fe? De su familia, de su misión y cual va hacer el lugar de sus trabajos, sus sueños, proyectos sus ganas de tener y obtener? Trastocado está el orden divino porque distraídos los tienen, pensando de qué forma divertirse al llegar el descanso, en vez de buscarme a mí.

Guárdense para mí, no para el mundo. Que sus mayores esfuerzos sean para mí y no para otros dioses. ¿Acaso no han aprendido nada de mi palabra? Pueblos necios, alejados de mí, son castigados, acrisolados, enviados al pozo, por corromper al inocente, hacer perder a mis ovejitas. Guárdense para mí, estén más en mi santuarios, en sus hogares, en familia para que afuera no se contaminen, difícil es nadar en contra de la corriente. Guárdense para mí, eviten las multitudes, eviten gastar horas y horas en las banalidades del mundo, yo no estoy en nada, ni en el arte, la música, ni en la poesía. Me han sacado de todo, hasta de mi Iglesia. Quedó entre mis pocos amados fieles y allí juntos deben estar.

Dios no está en centros comerciales, en el cine, en los conciertos, en los eventos y reuniones. No hija mía, los críos sedientos están por todo esto, como una adicto a buscar su vicio, quiero a los míos reunidos en sus hogares, reunidos en mi nombre, en lugares sencillos, compartiendo meriendas sencillas. ¿No les gusta estar juntos? ¿No disfrutan estas reuniones hablando de mí?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 8 de noviembre de 2015

 

Hija mía, todos los problemas del hombre empiezan en el yo. El pecado original hija fue consecuencia de seguir el yo. La codicia, la avaricia, hasta la gula hija mía es la demostración física de no poder atar el yo y controlarlo. Es por esto que todos tus esfuerzos deben ir dirigidos a controlar tu “yo”, cada instante es una oportunidad para que lo domines, lo que éste quisiera ver, tener, comer, hacer. Que no te domine hija mía. Difícil es para todos, los tienen engañados haciéndolos pensar que es correcto y necesario hacerle caso al “yo”, que solo así se es feliz. Cuidado con esas búsquedas exageradas de felicidad. La felicidad se encuentra siguiendo la voluntad de Dios. Solo en mí se encuentra pleno el ser y solo en el cielo tendrán la verdadera felicidad. Sus búsquedas por tenerlo todo en la tierra son incitadas por el demonio.

Quienes busquen mi sabiduría que busquen primero eliminar sus pensamientos, sus deseos, sus sueños, sus anhelos. Quienes quisieran crecer en fe que olviden sus méritos, logros, títulos y bienes. Quienes quisieran conocer lo mío que olviden sus gustos, sus conocimientos y prejuicios, sus normas y costumbres. Todo lo que han sido será transformado.

Darán gloria al alto cuando entiendan que nada son, nada tienen, nada saben, nada pueden excepto en Cristo su salvador.

No duden que en sus labores se santificarán. Busquen ser perfectos en lo pequeño.

Os pediré cuentas de lo que os he dado. Santos serán en esto, perfectos en esto. No busquen por fuera si no adentro. Perfectas intensiones llevan a actos perfectos y solo con actos perfectos practicarán su fe y traerán almas a Dios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 12 de noviembre de 2015

 

El Dios de Abraham, de Moisés, de Josué te habla y lleva tu mano. No dudes ni desfallezcas. Estos hombres hija mía, aceptaron misiones de Dios imposibles de creer en aquel tiempo. Que un solo hombre llevara en sus manos el destino de un pueblo era una realidad difícil de creer. Pero ellos me creyeron. Quienes los observaban y escuchaban veían al Espíritu brillar en ellos y creían y se estremecían. Su fe los transfiguraba al hablar del Alto y sus mandatos. Sólo su fe les conquistaba almas para el señor de señores. Ellos, mis más amados, transformaron sus vidas por mi. Al abrir mi boca me escucharon, al dar mi orden la acataron, al dar mi señal la siguieron, al dar mi ley la acataron, al dar mi palabra la divulgaron. ¿Creen que por ser otros tiempos les fue más fácil hacer esto y entregarme sus vidas? No hijos, igual que para ustedes hoy.

 

El espíritu infunde calor, es como un calientico en el alma y corazón. Te frena los impulsos y sientes ganas de dar amor. Es quien pone en ti todas esas ideas de dar a otros, de abstenerse de lo que no le agrada a Dios. Te sacude y recuerda que camino coger.

 

Mi poder hija habita ahí contigo, la materia se estremece al ser tocada por el alto.

 

Hija cada partícula es una conmigo, mi luz le da vida a cada cosa, cada átomo, mi creación entera fundida, es una sola conmigo.

 

Cada ser tiene aliento por mi gracia y cumple mi función, evita hacerles daño hija mía. Antes el hombre vivía más cerca de mi, convivía con mis criaturas y se encontraba en sintonía con el orden natural. Cuan lejos los ha llevado el pecado que atentan contra lo mismo que les ayuda a mantenerse vivos.

 

Quien vive en mi y yo en él, tiene poder sobre la materia, poder que infunde el espíritu. Si tan sólo entendieran lo que la fe es capaz de hacer, las vidas que transformarían. Los invito a ser partícipes de mis maravillas, mis milagros. El que crea se le concederá. El que tenga fe, verá sus frutos, el que no dude tendrá mano firme para obrar lo que sólo Dios concede y puede. Todo lo puedo y haré por amor a los míos. Llega el tiempo de grandes prodigios para enamorar a los míos. Caerán de rodillas ante el alto, los hago partícipes de mi gloria. Pero la fe es la clave, fe ciega y aceptación de lo que he reservado para darles. ¿Lo aceptarán? Su padre espera su respuesta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 14 de noviembre de 2015

 

Generosa eres con tus deseos pero cada cual responderá por lo suyo. Cada cual tiene una relación diferente conmigo y necesitará de cosas diferentes al venir al encuentro conmigo. ¿Acaso tu eres igual con cada persona? No, tienes una historia y relación diferente con cada amigo, familiar y conocido. Así es Dios con cada alma. Con unos soy tan cercano que me hacen participes de cada cosa en sus vidas, otros solo me buscan para pelearme, otros solo cuando se encuentran afligidos, otros me piden y piden cosas, otros me buscan para cuestionarme, muy pocos me consienten y me hablan todo el día como enamorados. Pero a todos, a cada uno sin falta, lo amo y observo cada minuto de cada día. Entonces, ¿Si ves, cómo cada uno vive una relación diferente conmigo y así mismo yo seré.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 17 de noviembre de 2015

 

Llegan los tiempos de dificultades para el mundo entero. Dolor arrasará las naciones, temor, disturbios, guerra, muerte. Ahí necesitaré a los míos fuertes y orantes, para salvar a millones de lo venidero.

 

Aún no creen ni crees en el poder de la oración. Primero oren por otros y luego si por ustedes. No veo a los míos extender plegarias, rogar al alto suplicando intercesión. ¿Acaso los que sufren y mueren al otro lado del mar y de la tierra no son sus hermanos? ¿No merecen que gasten su tiempo pidiendo por ellos? Les basta con dedicarme una pequeña oración o pensamiento por ellos. ¡Al alto no le basta! No, porque os he mandado a esto. ¡Faltos de fe todos! Al no ver los frutos se desaniman. Si, deben meter el dedo en la llaga para creer. No los he llamado a esto. ¿Ves hija porqué es mejor creer sin ver? ¿Ves porqué es mejor orar sin sentir? Para saber lanzarse a ciegas a los brazos del padre y darlo todo sin titubear.

 

Todo lo hace o lo permite el Altísimo. Insignificante te sentirás y todo recobrará sentido en mi. Pedirás así:

 

Dios mío,

Que dónde haya vacío tu inundes el espacio.

Que dónde tenga yo duda, tu infundas verdad.

Que dónde reine el desorden tu nutras tu palabra.

Que dónde falte el aliento tu soples tu viento.

 

Dios mío,

Cuando yo tropiece, que tu me levantes.

Cuando esté confundido, que tu me sostengas.

Cuando todo sea desconocido que tu me alumbres el camino.

Cuando todo me falte que solo tu me sacies.

 

Dios mío,

Para combatir al maligno que tu me asistas.

Para sanar al perdido que tu me revistas.

Para ayudar a tus hijos que tu me conduzcas.

Y para llegar al cielo que tu seas mi brújula.

 

Dios mío,

Guarda mi puesto en el cielo.

Guarda mi alma del destierro.

Guarda mi vida para ti.

Guarda lo mejor de mi.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 20 de noviembre de 2015

 

Te confesarás. Harás bien tu preparación para no olvidar ni un detalle de tu pecado y negligencia con todo lo de Dios. Cada minucia tendrás presente. Luego junto con tu penitencia harás ayuno de palabra. Empezarás una semana, hasta llegar al mes. El silencio te sana. Silencio de tus pensamientos, opiniones, críticas, todo lo que debilita el espíritu. A medida que cumplas lo que te he dicho, te devolveré la fuerza, la pasión por el alto, el celo por lo mío. Volverás a tener los regalos que te di al nacer y florecerá lo mío en ti cómo nunca antes. Pero dejarás de quejarte o se volverá pesada tu cruz y mas tiempo deberás ser probada.

 

Así será lo que ocurrirá para hacer al mundo perderse en las tinieblas. Una nación primaria tronara con estallidos que sorprenden a los críos y causan muertes y dolor. Su rey sabía y no alerta y peca así. Soberbio es y por esto miles mueren. Se vuelve confuso todo de repente, y su retalía convoca a mucho reyes que sienten temor y que quieren lucrarse de la violencia. Las armas dan poder, poder otorgado por el seol, que se esfuma y reclama las vidas de quienes caen en su juego. Y así conocerán la sed de poder de cada nación. Preferirán ver a los mas pequeños morir y se justificarán. Ciego aquel que crea y apoye sus iniciativas. Mío no será. Entonces en cada punto cardenal se oirá el estallido de una guerra devastadora. Pocos países fieles se mantienen al margen y no sentirán sus prejuicios. Pero lo haré para pedir de estos oración y expiación. Cumplen o también serán probados.

 

Os pedirán optar por ser marcados y sentirán la presión de los tiempo apremiantes. Usarán el terror, horror, para controlarlos y confundirlos. Pero los míos no temen porque esperan en mi hijo quien os da justicia y triunfo sobre sus adversarios. Aquí se verá probada su fe y aquí varios de los que decían ser míos, serán revelados por lo que son. Tibios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 29 de noviembre de 2015

 

Provocarán una gran redada en búsqueda de quienes quieren infundir terror. Se parecerá a aquellos tiempos de cruzadas en que cuestionaban todo. Dicen hacerlo para proteger al mundo entero, pero realmente lo harán para controlar a quienes amenazan el nuevo orden. Muchos inocentes serán tildados de organizar el terror. Encarcelan, maltratan, torturan y así mueren muchos. Dirán que su lucha es por mantener la paz, falsas son sus intenciones. Luchan por callar a quienes no deben ser oídos. Otros míos serán mártires allí, sin que nadie lo sepa o lo vea. El mundo entero estará bajo vigilancia. Se meterán en sus vidas, verán cada detalle y podrán acceder a sus cosas por la red. Cautelosos serán mis hijos y acatarán las ordenes del cielo para no caer.

 

Se preguntan por qué todo se demora. No ven cómo todo se gesta. Cada cosa empieza a caer por su propio peso. Oren mis amados, oren para que el tiempo se acorte cuando todo ocurra. Oren para preparar sus corazones. Sus almas sean fortalecidas en la oración para que esta sea su refugio en la hora amarga.

 

7 torres serán alzadas, 2 en el sur, 2 en el norte, 1 en Oriente, 2 en Occidente. Aquella en la mitad del mar monitorea armas y es capaz de detonarlas. Será hallada y creará conmoción. Lo que fue creado para hacer el mal, luego será instrumento del Alto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 18 de diciembre de 2015

 

El Dios de las naciones te saluda. Estoy callado observando el orbe. Gira y gira, todo sigue su camino y su orden, todo continúa existiendo, no se preguntan por qué. Los que me niegan no se cuestionan por qué todo existe si no es por mi. No tendría sentido el levantarse cada día si no existiera un después, un objetivo, un fin. Soy el fin de todos, la meta, la eternidad. Soy el sol después del ocaso, la luz después del sueño, todos se levantan por mi y para mi.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 21 de diciembre de 2015

 

El Dios del universo te saluda. El Dios de la creación, el Dios que nunca cambia, el que no se inmuta, el Dios de los siglos, el Dios de los tiempos, el que es el tiempo, por quien todo ocurre, todo existe, todo persiste en la tierra. Quien no me vea así, aún no posee sabiduría, sus ojos ven, pero entre tinieblas.

 

Te revelo un secreto. Mis virtudes, en primer instancia se conocen por la palabra. A quienes las buscan os digo, abrid la ley. Instrúyanse. Luego de aprenderlas y releerlas cada noche se implantan en la mente y en el corazón y quien con corazón contrito las busque será iluminado por el espíritu, quien aumenta su sed por estas y le da amplitud al entendimiento para sacar mayor provecho de la palabra.

 

Luego viene el paso mas importante y dónde desfallecen muchos. Luego viene la práctica. Las virtudes son regalos del cielo a quienes humanamente buscan practicarlas y concentran sus esfuerzos en hacerlo repetidas veces, aún después de caer muchas otras en el intento; a quienes espiritualmente las buscan e imploran al alto en su humildad, el regalo divino de entenderlas y practicarlas. Aquí pueden pasar años. El hombre impaciente y afanado no llega a virtud. Riñe con Dios por su falta de asistencia. No desfallezcan aquí. Deo asiste aún en la ausencia.

 

Al final Deo ve el perseverara, la intención, la constancia en oración y el corazón contrito al caer por la humanidad del hombre, y regala la gracia de aquella virtud deseada. Es un regalo eterno que queda marcado en el alma. Aún así, quien no pone en práctica su virtud la olvida, así como se olvida el hablar otro idioma.

 

Exigen de Deo cambios, acontecimientos, que todo ocurra… y ustedes, ¿Escuchan a Deo? Son víctimas de sus propias decisiones y acciones. El alto no actuará por ustedes. No. Esa parte la dejo a cada uno para que se acerque un paso mas a la eternidad. Perseveren en su búsqueda del cielo. Pero no olviden: El cielo también se puede recrear en la tierra. Busquen esa plenitud siguiendo al alto, dando su amor cada día, siguiendo mis mandatos, cumpliendo mi misión. Orando, ayudando, pero sobre todo amando. A todos. A quienes no conocen, a los suyos, al desconocido en la calle. Cada vez que dan amor, los ángeles entonan en el cielo cantos de júbilo. Solo así irradiarán mas luz y vencerán las tinieblas. Sean mi ejército celestial en la tierra. No esperen, no lo dejen para mañana mis amados. Dios os concederá todo cuando vea que sus templos, sus hogares, sus vidas son dignas de mi, de mi presencia continua. Solo en ese momento os inundaré y serán mas del cielo que de la tierra.

 

Oráculo de Yavé.  Así será y cada palabra se cumplirá.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 25 de diciembre de 2015

 

El Padre de Adán y Eva te saluda. Te abrazo hija mía. Igual que en los primero tiempos, el error siempre estará en la desobediencia. Esta lleva al inmediato distanciamiento de Dios.

 

Ve uno a uno en los mandamientos, lee sabiduría, proverbios, hechos de los apóstoles y resalta lo que os doy para encontrar paz y felicidad. Mis mandatos son órdenes que al ser cumplidas ganan el cielo y gracias sobre la tierra.

 

Se alza el mar por el calor. Habrá mas agua de mar en el orbe y calentará muchas costas. Animales aparecen muertos y esto alborota a lo insectos. Se alertan porque varían las migraciones y esto altera las siembras. Hay muchas bocas para alimentar y poca cosecha y los países riñen por esto. ¿Cuántos años han pasado sin que los países abastecidos alimenten a mis críos que mueren de hambre? No se preocupan ahora por si tendrán alimento o no sobre sus mesas, pero luego recordarán estos días con nostalgia. Mal gastaron lo dado por el Alto y olvidaron a mis pequeños. Alertados están los míos que pueden cambiar ahora su proceder. ¡Que Dios no los vea negando comida a quien puedan dar de comer! ¡Yo le negaré mi alimento a mi encuentro con el!

 

Los mares se llenan de una espuma verde nauseabunda. Muchos seres mueren allí. Se envenena el agua y no será sano nadar allí. Pasará pero no podrán regresar al estado natural. Consecuencias habrá alrededor del mundo, la pesca, la navegación las comunicaciones se afectarán.

 

Se alargan las distancias, estén juntos en familia, anhelarán estar con los suyos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 29 de diciembre de 2015

 

Es cierto que el sol arde porque así se lo indico. Arde con el celo de un padre que duele al ver los suyos maltratados. Deseo quemar la corrupción, el mal que consume al hombre capaz de herir al inocente y causarle dolor y terror. Tal hombre pertenece al demonio y su morada  ya esta escogida. Ardo en ira santa al ver la degeneración del hombre. Se degenera al matar a los suyos, matar su planeta, herir al inocente, ser insaciable del tener, poseer, adquirir. Me molesta que los míos imiten estos comportamientos, y es por eso que los he llamado a la humildad a ejemplo de mi hijo Jesús. Tengan por seguro que aquel que no se vuelva como un niño y se despoje de todo por seguirme, no entrará en el reino de los cielos.

No imiten a aquel que acepta las conductas erróneas por miedo a quedar mal, quedar solo o perder su nombre. Más vale llegar al cielo siendo un desconocido y callejero que ser popular entre los que habitan las tinieblas.

No imiten al que solo de palabra cumple con mis mandatos y solo en grupos de oración da ejemplo de lo mío. Aquel es un tibio que no supo hacer recto su camino y a coger el ejemplo de mi hijo. El que no se haga como mi hijo que no se llame mío.

No imiten aquellos que creen dominar el mundo y decidir como el alto decide que ocurre con cada ser. A aquellos bajo su mando, enseñen con ejemplo la humildad que enseñó mi hijo. Eviten cargos importantes ya que la responsabilidad será inmensa y rendirán cuentas por cada una de sus acciones y decisiones. Rendirán cuentas por todo el bien que hicieron y dejaron de hacer. Más vale no haber sido nadie en la tierra y llegar a ser rey en el cielo, que haber ocupado cargos importantes ahora y luego caer en el último eslabón del infierno.

No imiten la vanidad de aquellas que niegan a la madre del universo, aquellas, que llevan a sus familias por mal camino y destruyen mis valores y principios. Poco piadosas las mujeres de hoy que embrutecidas por los medios llevan a los suyos a la perdición.

Pero, sobre todo, hijos míos, no imiten los estilos de vida que los alejan cada vez más del ideal de mi familia santa, núcleo de iglesia, centro de todo católico. Nada que destruya a la familia o su integridad, viene del alto. Son lo primero en mi corazón. Cada familia constituida bajo mi amparo y bendición es custodiada por arcángeles y guardada por el espíritu. Prioridad son para mí y quienes heredarán mi Jerusalén. Dichosa la familia que persevera y con su amor atrae a otras al camino correcto. No existe otra familia para mi fuera de aquella que imita a la familia santa por excelencia.

Confíen que Dios provee todo para cambiar cualquier cosa que los aleje del propósito de ser familias santas en Jesús y para Jesús. No hay nada que le niegue al esposo que implore por su familia ni a la madre que implore por los suyos.

Mis familias serán orantes, jerárquicas, amorosas, caritativas y sobretodo humildes. Portarán el escudo de la fe y el sagrado corazón que cubrirá sus hogares; serán abastecidas por el alto y donarán horas a las labores del cielo. Enseñarán a otros lo correcto para alcanzar santidad en esta vocación y juntos se apoyarán unos a otros, hasta que mi hijo retorne y clame gloria para los suyos. Alcanzarán santidad, de esto doy palabra. Antes eran mis santos quienes donaban sus vidas a mi servicio. Ahora por mi causa la historia contará tiempos de santos esposos, esposas, madres, hijas, hijos que dieron su vida por su familia y por complacer al alto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 10 de enero de 2016

 

El padre de todos, padre del cielo, padre de amor, Dios del universo, el único, Dios de Jacob te escucha. Acogeré tus plegarias.

 

Momentos decisivos inundan el orbe. Todo empieza a caer lentamente en su lugar y poco a poco lo que alguna vez estaba escondido se mostrara por lo que es. En esto, los míos encontraran alivio al verse realizadas las profecías y al sentir, que ha sido veraz todo en cuanto han creído. Su fe se formará con fortaleza y su valentía crecerá, de la mano de gracias que lloverán de lo alto por medio de mi espíritu.

 

Empezaran a entender como cada cosa casa en su lugar y no se sentirán tan perdidos. Los míos recogerán los frutos de lo sembrado en fe y caridad, no se dejarán confundir por la audacia del maligno. Os preguntarán ¿Cómo supieron de esto con tanta antelación? Y responderán sin miedo que fue Dios quien ha revelado todo por el bien de sus hijos y la humanidad entera.

 

Oren hijos míos. Ahora mas que nunca los necesito limpios, llenos de mi espíritu.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 19 de enero de 2016

 

El orbe arderá con el fuego purificador.  Cuando todo esté dicho, cuando ya todo este hecho y la hora final se aproxime, el reloj dejará de contar los segundos.  El tiempo se aquieta ante el hijo del hombre, quien en Gloria bajará de los cielos en camino de luz.  El juicio será inmediato para quienes yacen esperando esta hora.  Para el ejército remanente.  Aquellos que lucharon y sobrevivieron en nombre el Padre Celestial, habrá gozo y cantos, celebración y júbilo, y Jesús mismo os premiara.   Os otorgará a cambio un orbe renovado, puro, libre de pecado y así mismo de peligro, para asentar un pequeño pueblo de familias santas que iniciarán una nueva época, una historia renovada en salvación y entrega.  Vivirán la paz de los cielos en la tierra y repoblarán.

 

El fuego envolverá todo, lo del centro se derrama por doquier para quemar el pecado y abalsamar para lo nuevo.  Luego de que pasa la lava, el suelo purificado engendra minerales de vida y da luz a lo nuevo, la tierra más pura.  Esto ocurrirá en segundos, todo se implota y renace.  Renacen cielos puros y transparentes, aguas claras y minerales, tierras fértiles y amplias y yacerá allí en medio de la colina mi casa, de donde nacerán siete ríos, puros, cristalinos, que alimentarán a mi pueblo y darán vida a unas aldeas destinadas a mis familias santas que se dispondrán a alabar al Dios del universo por su perdón.  Sabrán y contarán a sus hijos historias de ese mundo pasado y la justicia de Dios con esa raza enferma y pecaminosa, contarán historias para recordar la misericordia de Dios al haber hecho lo imposible, protegerlos y guardarlos ante lo imposible.  Vivirán en la fe más pura, dedicarán cada segundo, minuto y hora al Altísimo, serán uno con Él y con el mundo.  Vivirán en perfecto orden y comerán de lo cosechado por sus manos.  Todo lo compartirán y el rostro del Hijo verán.

 

Pero esto será después de la batalla, de la victoria y quien añore vivir para presenciarlo deberá darlo todo y más por el Alto, recogerá lo sembrado en fe en el momento más difícil y sus oros serán el piso de sus pies, su amor por Dios será su aire, su amor por la palabra será su escudo, su rosario será su armadura, su perfección y obediencia serán sus ojos pulidos para reconocer el camino.  El que no se esfuerce ahora, no disfrutará la victoria y más fácil será engañado que cualquier otro.

 

Que esta sea su motivación:  su amor por el Alto y su sueño de vivir junto a Él, por Él y para Él.  Padres: heredarán hogar para sus familias.  Madres: heredarán numerosas y santas familias.  Hijos: heredarán santidad por siglos.  El que todo lo deja por seguirme lo recibirá todo a cambio.  El que a nada le teme por seguirme, me tendrá allí a su lado.  Yo, su defensor, su Padre, su Justiciero, Dios, su mayor esperanza, su promesa viva, su aire y soplo de vida.

 

Un monstruo se toma la tierra. Aquel que os quita mi sentir de lo que es bien y lo que es mal.  Un demonio más poderoso que cualquier otro suelto hasta ahora en la tierra.  Os invade como virus y tiñe al ser por dentro.  Os nubla el entendimiento y debilita el El enemigo de Dios me reta.  Dice que los míos no optan por mí sin esta conciencia.  Que sin este sentir su rey será otro.

 

Ustedes son hechos a mi imagen y semejanza, llevan mi soplo o caerían muertos.  Os hice a cada uno y amo a cada uno por igual, como él. No me cansaré de llamarlos hacia mí.

 

La Palabra os protege y no caerán, la obediencia a mi única verdad os hace inmunes.  El recitar mis mandatos aleja a éste de sus hogares.

 

Desesperado está el mal sacando todo lo que le queda para ganar almas para su ejército.  Alerten, muchos alejados de mí que no acogen mi llamado serán devorados y éstos se volverán en contra de sus amados, no aguantarán nada que sea del cielo.  Lo rechazarán y atacarán.  Posesos mis pequeños por su altivez y pecado.  El Alto llora.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 25 de enero de 2016

 

Os pido que abran la palabra, se cubran con la sangre de mi Hijo, invoquen a mi madre y canten alabando al señor de los ejércitos. Así agradarán al Padre y recibirán gracias. Diles que así lo pide el alto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 31 de enero de 2016

 

Deseas lo correcto. Lo logras con oración y poniendo en práctica la caridad. Ésta no es solo dar al necesitado. Ser paciente, amorosa cuando te cueste, tierna, bondadosa con el afligido, también es caridad cuando hagas lo que incomode por ver a otro feliz, cuando toleres lo que te disguste por el bien de otro, cuando te despojes de tus antojos para hacer a otro feliz. Cuando veas todos tus bienes como bienes del Alto y entiendas que nada es tuyo, todo es prestado y está al servicio de los demás. Sabrás entonces que aprendiste a amar. Cuando gastes horas en lo que consideras inútil y sin objetivo, que no sea el ofrecerte a otros o por otros; cuando de la abundancia veas oportunidad para dar sin medida y olvides todos tus anhelos. Cuando te incomodes sin medida y disfrutes la incertidumbre de no luchar por ti sino por otros. Sabrás que es Jesús quien ama por ti y que se lo has permitido. Tal vez entonces amarás como me amas, el Padre te ama tanto, que si lo creyeras totalmente, te desbordarías de amor por otros, por la vida, por aquellos que he puesto a tu lado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 1 de febrero de 2016

 

Mira hacia el altar. ¿Existe algo más hermoso que mi Hijo crucificado?

Amarás a Jesús con todo tu corazón, lo contemplarás en la cruz, amor, perfecto, sacrificio perfecto del Padre. Así aprenderás qué es el amor e infundiré en tu espíritu este entendimiento y virtud.

Te enseño mi pequeña: la fe perfecta en Jesús lleva a santidad, vida larga, paz y vivir en amor. Con fe perfecta se mueven océanos y montañas, se vencen enfermedades, demonios, las dificultades humanas más grandes. Todo se puede en fe.

 

Si tuvieran fe perfecta al atender a la cena creerían perfectamente en que es el cuerpo del hijo y su sangre que reciben, y al recibirla sentirían su aliento santificador como recorre cada célula de sus cuerpos, como se funde espiritualmente con sus almas y las limpia del mugre, hasta dejarlas blancas, perfectas, sin mancha alguna. Sentirián como cada molécula de sus cuerpos se regenerara y vuelve a entrar en sintonía con el alto, como sus oídos se destapan a tal punto de oír mi susurro, susurro constante a sus almas. Sentirían un aliento recorrer sus cuerpos y llenarlos de vigor y fuerza, una fuerza que sólo da Dios y los nutre de virtud y gracia, como si todo se renovara y el cuerpo flotara con un poder que sólo viene de lo alto. Sentirían las manos de Jesús abrazando sus corazones y sosteniendo su espíritu, y caerían postrados ante la magnitud de tal revelación, que si tan sólo sintieran esto por un segundo, llorarían amargamente el resto de sus vidas suplicando volverlo a sentir.

 

Pero es tan poca la fe, que sólo un céntimo de esto llega a sus almas. No creen que es el cuerpo de mi hijo ni creen que beben su sangre. Porque ciegos los hace el pecado. Incrédulos. Van como los paganos, tan sólo a conmemorar, tan sólo a un acto simbólico. Largo de mi casa aquellos que no hacen reverencia ante mi hijo. Manchadas sus bocas, establos putrefactos a los que se ve obligado a entrar mi hijo. Se abaja, se abaja y se abaja a la podredumbre del ser en pecado. ¿Hasta cuando?

 

Dulce debería ser a sus paladares y lo hacen sin tener la convicción plena que comen de mi hijo, beben de su sacrificio, para ser uno con Él. Si tan sólo tuvieran algo de fe, serían invencibles. Si pudieras ver hija, sin tan sólo tuvieran fe, no dejarían de recibirlo ni un sólo día, porque sin el parecerían muertos vivientes, carne sin soplo, tierra árida, nada.

 

Fe digo a los míos, porque al recibirle serán uno conmigo y obrarán lo inimaginable.

La sustancia de Dios os es brindada, gran regalo, únicos y privilegiados son al recibirlo conociendo su verdad y poder. Fe hijos míos y permitiré que no se sientan solos y afligidos, sino fortalecidos y nutridos en mi y yo en ustedes, uno sólo, ¿A quién más doy esto? sino sólo a mis pequeños amados. Así seran los premios que llueven de lo alto para mis guerreros de luz, a quienes con un sello he marcado.

 

El sello de los míos es indeleble. Resuena, como con una frecuencia y vibran en otra sintonía.

Te afanas cuando no entiendes. Tu padre te explica: los míos son diferentes desde sus células, hasta su resonar. Los nutre mi hijo, los sopla el amor. Quienes lleguen a la santidad, y a la fe que quiere Dios, serán más del cielo que de la tierra. Como una especie de "súper hombre."

Os preguntarán: ¿De qué viven? Al verlos soportarlo todo, andar sin alimento, no enfermar, no caer, no vacilar, no dudar. Los nutro yo, os llevo yo. Cuando la fe sea perfecta el cielo estará ahí a su lado. Si los miran con microscopio verán sus células y órganos diferentes, los estudian y no entienden. El Dios del universo los maravilla así.

 

Recibirme y orar, así sanarán cada parte de lo que son y al entregarse a mí, me fundo con ustedes, cuando sólo vea amor, allí me anidare en el seno de aquel que deja todo por recibirme y portarme con él.

 

Os prometí que caminaría con ustedes y así será.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 8 de febrero de 2016

 

Yave, el alto, el Rey de Reyes os saluda hijitos. Tus ojos solo ven en un plano. Ves como humana que eres, pero aún no has aprendido a ver con ojos espirituales que miran hacia lo alto y ven por debajo la intención de lo divino en cada acción, por pequeña que sea. No se cae una sola hoja de un árbol sin que yo se lo permita, no se forma ni una sola ola en el mar, no se alimenta ni un sólo animal de otro sin yo darle permiso y poner cada cosa en su lugar para que así pueda suceder. Sus mentes están tan cerradas y limitadas que no logran sondear lo eterno y perfecto, lo que nada transversalmente por el tiempo y sólo cobra sentido en mi, en mi magnificencia y en los propósitos perfectos.

 

Propósitos humildes y grandiosos a la vez. Sencillos y enriquecedores para cada alma. De las manos del padre solo brota el bien. Mis manos arreglan, reparan, la gran parte del tiempo, todo aquello que se ha tornado malo por el pecado. Sano y recorro las almas devolviendo la vida a lo que ha perecido por el pecado. Aún aquello que ante los ojos del hombre parece un mal, es usado por el alto para prevenir peores males, para saldar en vida lo que puedan ser años de purgatorio, para dar a otros luz, para cambiar vidas enteras. Desgastan sus mentes en el intento de entender como obro y así se vuelven testarudos y adivinos, en vez de ayudar a la virtud perfecta de la aceptación y obediencia. Ámenme aún en la adversidad. Ámenme más cuando más les cueste, como Jesús en su padecer de la cruz y así su amor será más perfecto y podrán adquirir luz para sus ojos ciegos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 9 de febrero de 2016

 

Las mujeres en el orbe andan confundidas y esclavizadas a las tinieblas. Su pecado es el que mas me duele y me irrita. Me entristece verlas esclavas de sus cuerpos, esclavas de la vanidad, esclavas de las pasiones, antes su gracia virginal las protegía de ser manchadas, pero ahora en todo se parecen al hombre y han perdido, tirado a la basura, las gracias que por su condición de mujeres les regale exclusivamente a ustedes.

 

No hay nada que le agradaría mas al padre que verlas solo en esta labor y no verlas trabajar para otro que no sea el padre. Si su fe fuera mas fuerte, así sería, pero dudan que las abastezco, las nutro, las sustento, a cada una, con lo que cada una necesita para vivir, para ser feliz. El padre todo lo conoce. Todo esta en mi poder. ¿Quién de ustedes negará mi omnipotencia? ¡Revisen lo que creen! Las verdades de fe. Repasen, ¿Darían sus vidas por ellas?¿Están convencidas de su veracidad? Primero a esto amadas mías, primero sanen y ordenen lo de adentro. Cuando estén convencidas de mi, las enamoraré, como su primer amor y verán sus vidas transformarse y verdaderamente entregarse a mi. Antes solo me regalaban pedacitos, ahora serán mías y mi madre les susurrará al oído y las acompañará en cada paso. Cuando mueran a todo lo que las aleje de mi.

 

Sus manos se volverán artesanas y aprenderán tareas para que no sean olvidadas cuando todo perezca. Darán a mis pequeños con que vestir, comer, tomar, guardar, abrigarse, aprenderán antes de que sea tarde.

 

Os lleno de mi amor mis pequeñitas y desde hoy os mostraré mi voluntad en ustedes para que su fe crezca y su entrega sea cada día mayor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 13 de febrero de 2016

 

Hija mía, vendrán días dolorosos en los que el mal se apodera de la razón. Sellarán sus mentes y me frecuentarán para sacar lo nublado. Es importante que ya estén alertas y conozcan de sacar el mal, porque intentará sacarme de sus mentes y anidar la confusión y el error. Que mis críos no esperen. Darán luz ante la confusión. Cuando los míos caigan de a miles, todo se acelera y la justicia llama a mi mano sobre el mundo entero. Les esconden tanta información pero yo se los revelo y dicto para el alertar de todos. Rápido, a la tarea. Muchos huérfanos pero ante todo, huérfanos al perder al único Padre verdadero, por caer en el pecado y optar por el mal.

 

Si supieran lo que un solo segundo de su trabajo representa en mi plan, lo crucial que es cada hormiguita para construir el reino de todos. ¡Los animo! No se cansen, no caigan en este engaño, que trabajan y sus frutos serán el ciento por uno. ¿Temen? No teman, si tan solo sus ojos vieran las legiones a su lado, si así lo permitiera, se adueñarían de esta la misión que les he entregado. Vamos mis pequeñitos, la victoria es la de los míos. No existe mayor recompensa que la que les tengo guardada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 23 de febrero de 2016

 

Hija Ante la desolación y el temor de ver todo orden derrocado, el dinero no valerá, los trabajos serán perdidos, la comida y los productos escasearán, racionarán todo, cada sistema de orden se verá sacudido y la autoridad no será respetada. Anarquía reina para que el mal se difunda en las grandes ciudades y el ampa se tomará todo. Muchos se armarán, otros correrán a lugares seguros, otros fallecen, otros se tornan al mal para obtener poder y falsa seguridad. El terror de lo incontrolable invadirá al ser y todo lo que se conocía se volverá desconocido. Entonces se debilita al ser, mal acostumbrado a la buena vida, a la comodidad, a la satisfacción del cuerpo, el ser que cree controlarlo todo y hacer planes con lo que no es suyo, ese ser olvidado de  su creador, volteará su cara hacia el seol en busca de obtener todo lo que cree necesitar para vivir y dará su espalda a la verdadera vida, a la verdad y así unas vendas cubrirán sus ojos, nata espesa y viscosa que tapa sus oídos y su boca y como muertos vivientes se harán partícipes del mal. Perseguirán a sus propios hermanos y hermanas, verán morir a los suyos.

 

Les ofrecen mentiras y en meses montan poderes y ordenes siniestras. Se organizan para dar muerte a lo mío y a los míos, empiezan su plan para erradicar de la faz de la tierra y a todos aquellos que crean en Cristo como su salvador. Hablarán de amor y en lo oscuro de la noche darán muerte a los inocentes y a los que no se asemejen a ellos. Tendrán milicias silenciosas que “limpian” “extirpan” lo no deseado. Creen en sacrificar a millones para que no malgasten lo poco que queda del mundo. Arrasarán pero no darán con los míos escondidos por el mundo.

 

Unos cuantos confrontarán al poder, otros huyen,  será poco el tiempo para esto. Libertinaje y desobediencia total hará del hombre esclavo de sus pasiones, de sus temores, de su maldad.

 

Anunciarán entonces la selección de gobernantes o vigilantes del respeto y los derechos. Estos ya han sido elegidos, poderosos, son sanguijuelas que chupan la vida de mis pequeños y pasan por encima de todos. Implementan leyes engañosas a su antojo y serán fachadas del que se hace llamar justo. Estos tendrán ojos sobre los míos, para desterrarlos y matarlos. Tendrán ojos en todas partes porque usan la tecnología para monitorearlos. Nada será seguro y ruego a los míos no mirar atrás, no retornar a este mundo engañoso y peligroso. El que vuelva a mirar hacia atrás sin mi permiso, será devorado por un demonio y perderá todo conocimiento de mi verdad.  Solo el impuro y tachado podrá vivir junto a los criminales que reinarán por las grandes ciudades.

 

Cuidado hijos míos, los grandes del mal se reúnen ahora cada vez mas. Atentos, nadie en el poder ahora es de confiar. Todos guiados por el insolente aceleran sus pasos a hacer el mal. Se insinuarán mas y mas los defectos del orden actual y hablarán mas y mas de instruir un nuevo orden para ayudar a mitigar. Mi enojo no se mitiga ante el pecado y permito se estremezca el planeta entero recordando a los malos que solo hay un Dios, Rey, Padre dueño y creador del universo. Uno solo Judith, tu Dios, Dios de todos, Dios de la verdad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 28 de febrero de 2016

 

Oirán hablar cada vez más de la tierra que se desangra y muere lentamente, reflejando el pecado que bruma sobre la faz. Buscan infundir el miedo. Les dirán que no hay recursos para vivir más sobre el orbe y cunde el pánico. Es falaz. Lo hacen para luego ellos mismos ofrecer la solución.

 

Oirán  hablar de un déficit que atenta contra el capital. Los atemorizan haciéndoles creer que todo pierde su valor. Harán y montarán todo lo que ocurra, lo planean, ensayan,  para luego aparecer como la solución. Se parece al héroe que llega para salvar a la tierra luego de infectarla el mismo.  Infectada con  pecado, con mentira y derroche.

 

Oirán hablar de enfermedades aéreas que caen sobre todos y matan desesperadamente para luego venderles la cura y ser quienes sanan. Falaz y los míos portan antídoto para no caer en sus redes. Les infunden miedo para luego controlar hacia donde se dirigen y convencerles de ser marcados para recibir alivio.

 

Os he alertado para que no digan que cayeron por ignorancia o confusión. Os he alertado, os he revelado y dado profecía. ¿Callarán? ó ¿Alertarán a otros?  Esto solo se transmite personalmente. Al ver que revelan sus secretos os persiguen y buscan callar. ¿Quién podrá callar al omnipotente? ¿Al que era, es y será?

 

Ofrecerán sus oros por esto, no duden y no olviden lo inminente que es, la premura del alto por avisar a los suyos. Abro sus ojos, ciegos por las nubes grises que invaden la tierra. Cada una de estas palabras, de ser transmitidas, serán clavadas en el corazón del humilde y no lo dejará tranquilo hasta que se vuelva a su creador. Imaginen cuantas almas ayudarán a salvar. ¿Creen que solo son los que os visitan y acuden a mi casa? ¿Acaso no creen en el poder del padre? Así como soy omnipotente, así mismo reflejo esto sobre las palabras que transmiten los míos, palabras que resuenan en la infinidad del universo, sus voces más fuertes que cualquier llamado. Resuenan en todo, alteran el cosmos y la materia; ¿callarán?

 

Os llamo la atención mis amados. Os exijo más de lo que los une aun más a mí, porque cada día se hará más pesado y la cruz más cargada. Darán de comer al que sufre hambre, darán de vestir al desnudo. Darán posada al que no tiene hogar, visitarán a los cautivos, sepultarán a los míos, amarán a todos como me aman a mí, pero sobretodo aumentarán su oración, su ayuno, su alimento espiritual para que la batalla no os sorprenda débiles y faltos de mis gracias.

 

Dejen de creer que el tiempo que malgastan en otros deberes, será perjudicial y los privará. Si supieran el poco tiempo que os queda, para preparar, labrar, sembrar, cosechar, reparar y trabajar para lo venidero, se apresurarían aún más, como lo hacen los animales previendo el invierno. Más sabios son ellos que ustedes que viven solo del presente, y no trabajan para el futuro. Solo así sobrevivirán los míos. Imiten a la creación.

 

Su padre os bendice mis amados, os cubre mi espíritu. Será segada la tierra. El tiempo ha llegado y lo que no dé frutos será desechado, será medido por el fuego. Den frutos ahora, prueben su fe ahora, no sea que luego, ante el horror, sus almas flaqueen y sean cortadas y lanzadas al fuego. No sean como los desdichados que reúsan dar su cara al alto aún cuando hayan sido derramadas las copas de la justicia.

 

Os bendigo mis pequeños. Os ama su padre por esto os alerto y os embriago de mi afán. El tiempo apremia mis hijitos. Os espera el cielo mis amados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 10 de marzo de 2016

 

Abre mi palabra. Os enseño, os dicto y muestro para entendimiento y luz de los míos. Para que no sientan que su padre os deja andar a solas, a ciegas por entre el ruido y la oscuridad. Mi palabra os he dejado como luz en el camino, como descanso y reposo en la verdad y volverá a abarcarlo todo al final del tiempo, para quedarse para siempre.  Palabra de vida que cobra vida en el espíritu. Es tan real que la podrían sentir, ver y escuchar como un susurro suave y tenue en el oído. Palabra que ha acompañado al hombre desde el principio de los tiempos hasta ahora y que volverá a su plenitud cuando todo sea establecido nuevamente y cielo y tierra se renueven.

 

La mujer hija mía es mi iglesia, ustedes mis fieles. Quienes han sido fieles serán guardados y alimentados y ocurrirá sobre la tierra lo mismo que ha ocurrido en el cielo. En el principio cuando el innombrable convenció a sus seguidores y los desterré, todos cayeron a la tierra y por los últimos tiempos han regido el existir del hombre y han perseguido a mi iglesia única y verdadera, para atentar contra lo que es, nunca cambia y siempre será.  Mi iglesia, mis fieles serán resguardados y protegidos del vómito infeccioso del innombrable que cae sobre los seres para arrasar y  debilitar para luego manipular y convencer de alabarlo solo a él. El dragón innombrable da su poder a aquel que os engaña; será el ídolo de todos y se perderán en sus mentiras. Aquí permito los míos mueran bajo sus garras para redimir y acompañar los ejércitos celestiales porque el cielo entero se alistará para la batalla, para el instante en que el tiempo permitido se agote y deban batallar en el nombre del rey. Ya está escrito, ya sabrán quienes en mi nombre sacrifican la carne para enaltecer al espíritu. Los que no me conocen, los que voltearon su cara y no quisieron escuchar revelación, estos caerán en engaño. Solían llamarse míos, mis seguidores y serán señalados por lo que son. Y así la bestia abre camino para el falso, el que se apodera de todo y juntos llevan las almas a la perdición.

 

Los míos fieles serán sellados en sus frentes para esconder de la persecución de ambas bestias sedientas de sangre de mis fieles. Juntas estas, erradicarán mi palabra y mi verdad y harán correr ríos de sangre. En aquel entonces los míos ya estarán a salvo y resguardados, lejos del circo que reinará. Al caer la balanza con el peso de la sangre derramada para la redención, serán arrebatados los míos y acompañarán al cordero, lo alabarán. Y así estará todo cumplido para la cosecha y cuidado de aquellos indignos de llamarse hijos de Dios. No habrá lugar sobre el planeta en donde se puedan esconder.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 16 de marzo de 2016

 

Aquel que tiene por Dios al dinero sus posesiones, las cosas hermosas y deslumbrantes, es imposible que éste sepa de humildad. No entiende que la humildad no solo es una actitud, sino un modo de vivir. Acaso los que gastan cantidades sabiendo que otros padecen hambre y sed ¿pueden llamarse humildes? Acaso los que viven en grandes casas, sabiendo que otros no tienen resguardo, ¿pueden llamarse humildes? El materialismo ha hecho del hombre de hoy un ser despiadado, ególatra, soberbio y falto de caridad. Aquellos amigos del dinero y las riquezas son tentados constantemente y no quiero esto para mis amados. No conozco ser sobre la faz de la tierra que no peque por esto.

 

Aquellos quienes más se les ha dado, mas exigiré en caridad. Faltos de esto son. Aquellos que les cueste dar de lo suyo, que les cueste despojarse, que entran en riña protegiendo sus riquezas. ¿Serán dignos de llamarse míos? ¿Acaso no he sido yo quien ha proveído todo lo que tiene cada cual?

 

Aquellos que acumulan en bancos, planean y planean, se esclavizan por esto y no sentirán paz con lo venidero. Ahorren frutos celestiales, esto si os dará seguridad. Ahorren otorgando ayuno y ofreciendo sus despojos por la humanidad. Esto si los sostendrá. Piensan como hombres faltos de fe.

 

Su padre mis pequeñitos os da todo y le duele ver que les cuesta darle al padre de vuelta. Generoso el alto en conversión, fe gracias del cielo y ustedes pequeñitos. ¿Son generosos con el padre? ¿Generosos con su tiempo, sus palabras, sus oros, sus bienes, generosos en caridad? Les costara despojarse.

 

Al filo de una montaña podrán observar aguas crecer y crecer, se alarman. El agua cubrirá las costas y muchos perecen. Viajaran en flotas hacia el interior y se llenarán las ciudades y habrá sobre población en muchos lugares. Escasean los víveres. Los pretextos sobraran para tratar de poner orden y os obligan y convencen de ser marcados. Habrá carros como ambulancias viajando por los barrios marcando gratuitamente, y así, cuando todo esté cumplido enviare a mis ángeles portadores de las copas de la justicia y aquellos que no escucharon palabra, sentirán sobre sus huesos el furor de la justicia divina. Y cada copa, será derramada según las escrituras, ni una sola palabra quedara sin cumplirse. Oráculo de Yavé.

 

Allí están los efectos de Io en el sol, en el aire, en las aguas, las enfermedades que se alzan de la podredumbre, y finalmente Eros. Allí está todo hija, que os he revelado. El que tenga oídos que escuche. Solo los míos, en gracia, os daré entendimiento. Sentirán angustia al ver el cumplimiento de mi palabra, pero os infundo paz y fe.  Apocalipsis 16.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 28 de marzo de 2016

 

Es cierto que el mal actúa, pero puede ser minimizado, os dicto y dicto ordenes para acatar y la pereza espiritual os vence. Es por esto que el mal os toca. Será aún peor y entonces no habrán practicado el obedecer. Cuidado con no recibir estos regalos del cielo que os envío con mi infinito amor. Le duele al alto que me ignoren, no acojan mis ayudas. Yo acojo todo cuanto me piden.

Ezequiel 46, 1-24 Disposiciones varias

 

Así son mis instrucciones para los míos. Solo aquellos con mi gracia entenderán y los que acaten serán salvos de toda obra del mal. Porque actuare por Oriente y Occidente, por el Norte y por el Sur. Aquellos que tengan oídos que escuchen y acaten y así van a ser vencedores. El alto actúa de todas las formas, horizontalmente, vertical, transversal, en cada dimensión, en cada rincón del universo visible e invisible. Cada partícula es mía, la materia obedece mis normas, normas sabias, que rigen el universo y por esto todo cae correctamente en su ciclo. El hombre dotado de todo ha decidido hacer su voluntad. No sean necios así. Dios habla claramente hijos, todo lo dispongo claro para que ustedes mis pequeñitos hereden mi verdad, mi sabiduría, hereden el cielo.

 

Sabiduría 13, 10

 

Se arman fuerzas y milicias. A ciegas los habitantes del orbe, no saben cuanto ocurre detrás de las cortinas que han preparado los poderes. Por sed de riquezas se arman y organizan guerra para que pocos se lucren, esto les costará. Buscan tener menos población para poder controlar mejor a pocos. Esa así como el mal ya ha tomado por completo a unos seres, para hacerlos maquinar. Ya todo en su lugar y el segundo sello se avecina. Ya montado esta el corcel. Entonces os pediré vigilia y oración, recuerden que todo se deshace con oración. ¿Por qué os veo preocuparse por sus vidas, si os he dado todo y os daré todo para vencer?

 

Una gran batalla dará inicio, morirán miles en pocos días y su sangre manchara el agua y las arenas. Sera visible desde lo alto y estas imágenes aterrorizaran al mundo entero. Los reyes de cada país debaten su participación y poco a poco todos se sumarán a las muertes. Todo vacilará, no habrá paz y así trato de hacer entrar en sentido a mis hijos para buscar a su Padre.

 

El que teme, mis hijitos, aquel que teme no tiene fe. No teman por nada, por el futuro, por el sustento,  por sus vidas, por sus amados. Se preocupan en vano, pero el alto tendrá que hacer a un lado a aquellos faltos de fe. Porque entorpecerán sus planes. Entienden pequeños que aquel que no tenga una fe inquebrantable, no podrá aguantar el peso de los tiempos venideros. Os entreno ya.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 31 de marzo de 2016

 

Profetas, hija mía, aquellos que obran abandonados en mi palabra y olvidados de si, profetas aquellos que con su aliento obran gracias para mí. Profeta el que anuncia y denuncia y porta mi palabra. Profeta aquel que a ciegas me sigue hasta la montaña más alta, sin preguntar el porqué, sin cansar, sin quejarse, a cuestas con su cruz y la de los suyos. Profeta el que obra en nombre del Dios del universo, único,  trino, omnipotente, omnipresente, el principio y el fin. Dios de Dios, santo eterno; profeta aquel que recibe del padre y da a sus hermanos. El que porta en sus manos, la iglesia, la virtud, la verdad para derramar sobre las malas aguas y así limpiar. Aquel que en el tiempo amargo es trago de bondad y refugio del abismo abierto sobre el mundo. Profeta aquel que tildado de loco, incoherente, señalado, abusado, despedazado por otros, sufre con gozo y se enorgullece de la palabra dada por su creador, para repartir entre los suyos, para sembrar, limpiar, sanar y traer al cielo a quién busque salvarse.

 

Dichoso aquel profeta que sigue los impulsos de su corazón, corazón donado al padre y por esto con el padre, conectado por amor y misericordia, a quien yo nutro y que distribuye mi gracia y mi luz a todo su ser. Ser que respira mi espíritu, por su sangre recorre la sangre del hijo que lo limpia y sustenta el aliento del espíritu que lo impulsa y alimenta. Aquel que en su olvido de si, logra mirar solo hacia mí y al fundir su mirada en la mía, obra todo para dirigirse hacia su hogar, los brazos del padre. Y aunque su camino sea difícil, sea de lucha y dolor, llega finalmente a su destino y consigo arrastró de entre las tinieblas a miles que siguieron su luz, que escucharon su predicar y se agarraron de la palabra de Dios. Sobre su espalda lleva a la salvación a las almas, cuyos oídos acogieron sus palabra y ahí me sembró a mi, el verbo, la verdad, el único.

 

Miren hacia arriba pequeñitos. Que su mirada este fija en mi, así como su confianza, sus fuerzas, su razón para seguir. Y cuando busquen al padre, no les faltará aliento.

 

Recibid esta advertencia sacerdotes, culpables de difamar mi nombre, de lanzar lo santo al piso y pisotearlo, de abusar de su poder y dirigir más ovejitas a los abismos. Ustedes vagos, perezosos, que pertenecen a las tinieblas y no a Dios,  jactándose de sus comodidades y olvidando al forastero, jactándose de su ciencia y olvidando quien os dió todo. Envenenan la sangre de mi hijo con sus bocas llenas de blasfemias, que tiñen las palabras de mentira y doble sentido. Ustedes que permiten símbolos pagános sobre mis altares, conociendo su origen y callando para agradar. Manosean el cuerpo de mi amado y destruyen el don más grande por su pereza y por su falta de fe. Poseidos andan por su falta de humildad y acatamiento.

 

Advertencia sacerdotes por permitir demonios en mis templos, por convertir el santo sacrificio en fiesta, en juego, en un simple ritual.  Osados con sus palabras. Osados con su laxitud. Osados con sus consejos. Sobre ustedes caerá la justicia y el peso de todos los pequeñitos que pasaron por sus falsas doctrinas, fe vacía y se perdieron por su mal obrar, mal decir, mal ejemplo, mal señalamiento. La fuerza de la justicia el día del aviso los hará caer sobre sus cuerpos, y no tendrán tiempo suficiente para enmendar.

 

Portan mentiras, vanidades e incoherencias. Son una vergüenza, como caen en las garras del que blasfema, de aquel anatema que confunde y habla en nombre del cordero. Teñido está y mis hijos enceguecidos siguen sus juegos. Recibid ahora esta advertencia.  ¿A quien juraron su vida? ¿Para que ciñen sus votos? En el nombre de cristo podrán luchar contra los tiempos, de lo contrario serán purgados, relegados y calzinados por el peso de su obrar.

 

Dios abre la Biblia en Jeremías 8, 1-23

Dios abre la Biblia en 1 Corintios 3, 5

 

Ahora pequeñitos a ustedes entrego mi Iglesia. En sus manos mi tradición y verdad. Abrácenla y ámenla y guárdenla como el tesoro más preciado. Practiquen y reconstruyan sus cimientos y guarden mis mandatos en ella para la eternidad. Cuando lo creado por el hombre desvanezca, cuando lo terreno se derrumbe. Ella permanecerá en alto por ustedes y sobre ustedes, que la mantendrán para la llegada de mi hijo y ahí entre ustedes bajará mi hijo y le dará plenitud y recobrará fuerza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 15 de abril de 2016

 

 

Dios está ahí en cada momento. Ve todo, cuando más manchados y abatidos estén, más deben venir a mí, más deben practicar la fe y el abandono, no harás esto más.

 

Déjense guiar por el alto que todo lo conoce y ve. Todo está ante Él. El arquitecto de la vida. Estoy dentro de todo y fuera de todo. Enlazo todas las dimensiones y todos los espacios. En cada frecuencia y partícula viaja el poder del alto. Poder invisible y certero que emana luz al mundo y conecta a todo lo que en sintonía con el cielo, sea llamado de Dios. Aquel en gracia y la materia pura que no ha sido tocada por Satán vibra a una frecuencia diferente a las demás y es en ésta donde existe la comunicación entre los míos, conmigo. Es real, no sólo espiritual y esta misma os protege de caer en otros caminos donde no se halle el Padre o el Espíritu.

 

Aquellos perturbados y ensordecidos por todas las frecuencias de hoy luchan por escucharme. Tanto ruido, tecnología, cosas que habitan en lo visible que ustedes desconocen y es usado por el mal. No deja que descansen sus mentes. Aparatos, contaminación, todo recae en ustedes. Descansen de esto, oren lejos de esto para sanarlos. Encuéntrense conmigo a solas, lejos de ruidos, cosas, distracciones visuales y auditivas.

 

El mal se acelera para hacer su cometido.

 

Cuando caigan ondas raras sobre la estratosfera habrá ruido en los radares y confundidos quedan todos de lo ocurrido. Las ondas serán nocivas para la piel y la salud y las maquinas metálicas que vuelan fallarán. Los expertos no podrán reprogramarlo y deben ir hasta ellas para devolverle las redes al orbe. Esto será fachada para instalar dispositivos de monitoreo hacia los habitantes de la tierra.

 

Eclesiásticos 39, 16

 

Podrán usar esto como armas y para perseguir. Se creen Dios, creen poder ver sobre el orbe con ojos omnipotentes, creen poder controlarlo todo. Arrogantes. Creen que le reino que llevan entre sus sequitos de pecado durará para siempre y que incluso sus años les bastarán para obrar en todo y sobre todo como lo hace Dios. Los poderosos del orbe creen que sus planes se llevarán a cabo y que el Alto, no detendrá la aflicción. Doloroso será su día de juicio. Doloroso será ver mi existir.

 

 

Eclesiástico 39

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 19 de abril de 2016

 

Tiempos difíciles cómo nunca antes se habían visto están próximos a la humanidad y ustedes creyéndose equilibrados, prudentes. “Mejor no ser señalados de locos, fanáticos, extremistas,” falsas prudencias que inundan el corazón de Dios.

 

Por esto mis amados, no descansen, ya no es tiempo de espera. Os convoco en mi nombre Santo y Omnipotente a luchar y prepararse. La batalla ya ruge en el cielo, suenan los pies de los caballos. ¿ Y ustedes seguirán tranquilos? ¿Lejos de mi gracia? ¿En su pecado y su andar?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 24 de abril de 2016

 

Es imperante, oren por Estados Unidos, sus días de prueba son próximos y su maldad se extiende al mundo. El mal se anida allí y determina planes para ejecutar sobre el mundo. A escondidas lanzarán unas armas que hacen enfermar a los seres. Lo hacen sobre mis hijos más pobres puesto que allí no tendrán ciencia para entender ni explicar lo ocurrido. Dirán en la tele que es un virus nuevo y misterioso y que se debe a la poca higiene y mala salud. Centrarán la atención de todos en la salud para angustiar y llevarlos al miedo. Seres enfermos acudirán al Alto para ser sanados. Dios obrará milagros. Los quieren enfermos y débiles para imponerles lo suyo, ser marcados, rastreados, monitoreados. Ya existen estos planes hijos. Publicad esto para alerta de los míos, para que solo acudan al Alto y dirijan sus miradas hacía mi. El arrepentido y afligido encontrará morada en mis brazos y se regocijará volviendo a su Padre. Perdono a todos, enceguecidos por el mal y siglos de pecado. Arrepiéntanse y vuelvan a Mi hijitos y ocuparán su lugar en el cielo.

 

Dios al momento de crearlos en su seno materno, creo un lugar en el cielo para su regreso. Añoro tener a los míos de vuelta en casa. Mis ovejas gozarán de plenitud y amor perpetuo. Eso que añoran y buscan en la tierra solo lo sentirán a su encuentro conmigo y aquí en este lugar celestial donde todos encontrarán la paz y alegría verdadera. El Alto todo lo abarca aquí y gozarán de mi presencia. Plenos estarán con sus más amados. Si. Aquel que me acepte vivirá la eternidad con los suyos, a mi lado. Incluso sus talentos serán guardados para su vida aquí.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha:  30 de abril de 2016

 

Amós 3,  Amós 4,1-3

 

Egoístas aquellos que solo piensan en sí mismo y hieren a otros con su poco interés. ¿Creen obrar bien solo cumpliéndole al Padre? ¿Ignorando a sus hermanos? Seguirme a mí es seguir un camino de servicio a todos, a cuantos pasen por su lado. Servicio en amor, ejemplo, oración. Deben ser de otros antes que de ustedes mismos o si no, no conocerán el verdadero amor. ¿Sólo piensan en ustedes, sus familias, sus obligaciones y compromisos? Egoístas. ¿Sólo le cumplen a Dios y se limitan a esto? Interesados, lo hacen por ganarse el cielo y su salvación. ¿Y el otro? ¿Lo dejarán andar solo por su falta de caridad y amor?

 

Se entristecen los ojos del Padre al ver a los críos cumplir pero no por amor. Se debe empezar por el amor. Luego si el deber. Unos cuantos se rehúsan a amar, a hacer familia entre ustedes.  Afortunados son de estar juntos y poder compartir a Dios, apoyarse, aprender el uno del otro. Por esto el Alto os ha convocado juntos y no como instrumentos solitarios. No me agrada la falta de amor, no me agrada el solo pensar en la comodidad. Los cómodos no llegan al cielo, tibios. Sus frutos escasos y perecederos.

 

Malaquías 2, 17 hasta 3, 12

 

 

Malaquías 3, 13-20. Triunfo de los justos el día de Yavé

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha:  3 de mayo de 2016

 

 

Te explico. El ayuno de palabra controla los vicios de la lengua, de soberbia, del ego y da gran virtud de paciencia, prudencia y sabiduría. Evitarás hablar, sino sólo lo necesario.

 

El ayuno de los ojos necesita del descanso de todo estímulo visual, pantallas, revistas, lecturas, imágenes, todo lo ajeno a Dios y que distrae la mente. Se limpiarán tus ojos y todo lo que entra al alma. Se descontamina el ser y así afino la vista para ver que es del

 alto y que no.

 

El ayuno de cuerpo al limitar los alimentos controla el impulso carnal, y vuelven las acciones a ser controladas por el espíritu y no sólo por el cuerpo. Se llega el desapego, verdadero y al abandono en el Alto, en Deo y en la providencia Divina.

 

El ayuno del yo es el morir a todo cuanto se quiere, lo que se cree necesitar para existir. Todo aquello que llene vacíos propios. Es ayuno de pensar en el "yo" para ponerse en total servicio de los demás y olvidarse de sí mismo. Este ayuno enseña caridad, amor y disciplina. Acrecienta la obediencia y la humildad.

 

En el ayuno de otros se aprende a escuchar a Dios. A solas estarás, me buscarás y dedicarás tus horas a mí. Sólo así dominarás el mundo y aprenderás a amar al Rey de primeras. Quitaré la distracción.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha:  4 de mayo de 2016

 

 

Os saludo mis hijitos a todos cuantos pongan sus ojos sobre estas palabras sagradas que os donó en mi infinito amor. Palabras de misericordia, verdad y profecía.

Por amor me di a ustedes, por amor os salvo y por amor os alerto y clamo volved a mí.

 

En el orbe hay muchos corazones muy buenos, que buscan obrar lo correcto y que siguen mis mandamientos sin saberlo ni buscarlo.

Estos vendrán a mi cuando me conozcan y la verdad sea sembraba y afirmada en sus almas. Estos son inocentes de haber nacido en estos tiempos pero culpables de no haber perseverado.  Apaciguo la culpa y seré misericordioso, porque su pecado fue en ignorancia, pero su bondad y caridad se mantuvo antes mis ojos.

 

Ustedes entonces podrán ver quiénes son estos y enseñarán y guiarán. Os dirán: ayunen ahora, sacrifiquen ahora y reparen para apaciguar lo venidero, por lo que todos debemos pasar para poder ver la venida de Jesús. Nadie impuro o manchado podrá mirar hacia lo alto y postrarse ante el Rey sin haberse purgado de su mal. Pero el Alto tendrá ante él la intención de enmienda de todos y podrá limitar el sufrimiento de ustedes y sus familias por haber acogido mi palabra y advertencia y haber corregido el camino. Añoro que todos mis críos lleguen a ese día triunfantes y hagan parte de mi corte de Bienvenida del Señor.

 

Corte de hombres santos, que lo dieron todo y ganaron el privilegio de gozar de la presencia de Dios hecho hombre. Mis fieles y justos quedarán inscritos en el libro de la vida.

 

Estén pendientes de mi Iglesia que ya agoniza, cuando mi hijo sea removido de mis altares, todo estará hecho. A causa de la guerra justificarán grandes cambios de toda clase para la humanidad. Se valerán del caos y temor para hacer a su antojo, como ya lo hacen y pocos se dan cuenta. Sus rutinas os esclavizan y mantiene ciegos. ¿Acaso no los envié a esto? ¡Vigilantes! Pendientes de todos los cambios y cuanto dicen. Pendientes del cumplimiento de mis mensajes porque al acelerares el cumplimiento de estos, sabrán que se acerca la llegada celestial y que deben terminar de dejar todo en orden.

 

¡Atentos! ¡Velad! Conozcan mi palabra y mis mensajes para que a tiempo, puedan entender lo que pasa. Cuando todo quede listo y cuadrado para divulgar mis S.O.S entonces dedicaran sus horas a la oración para que el mensaje avance y llegue a los confines del orbe y a planear y organizar para que habiéndole cumplido al Padre, puedan estudiar y recolectar lo necesario para sobrevivir durante la tribulación.

 

Os veo listos mis pequeñitos. Anunciarán y se guardarán y ya que cada cosa esta donde debe estar, os dictare instrucciones para que se preparen en lo físico y espiritual, para el combate final. Os prometí darles todo y como Padre siempre cumplo. Maná caerá del cielo para mi pueblo. Todo os doy. Al obediente y humilde todo doy y engrandezco su tarea y su existir. Serán fecundas sus mentes y sus manos y harán lo que nunca creyeron poder hacer. Os libero y guardo mis adorados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha:  8 de mayo de 2016

 

 

No defraudo a la míos que esperan en mi y en mi promesa, por eso ahora os transformo para que aprendan a amarme, conocerme y así luego sus peticiones sean las correctas y yo pueda atenderlas. Os cambio, cambios sus vidas, sus sueños y deseos, sus corazones, allí siembro la semilla más importante. Para que sus corazones añoren sabiduría, busquen lo correcto y fundidos con el Padre cada plegaria sea más agradable al Alto. Os incito pequeñitos nuevamente a mirar sus vidas porque es allí donde seré faro de luz y daré gracia. ¿Han cambiado? ¿El espíritu os ha sacudido? No sólo en su vida espiritual sino en todo lo que compone sus vidas. Permitan que mis manos actúen. A ustedes que no han visto cambios significantes os digo: ¡falta esto! Abandono total, porque cuando me permitan obrar, sus vidas se transformaran ante sus ojos y cuando se adapten al continuo movimiento y cambio sabrán que el Alto, os prepara y ciñe para lo venidero y encontrarán paz y gracia en esto aún ante la dificultad.

 

A ustedes que dudan que el Alto os conservará, cuidará y guiará os digo. Os he elegido. ¿Qué es imposible para mí?

 

Isaías 49

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha:   30 de mayo de 2016

 

 

El amor que proviene del padre, que habita en Él y a su vez en todos quienes reciben al padre es amor verdadero, único y eterno. El amor que sostiene el existir y guarda el alma del hombre y le da aliento y razón.  Amor eterno, que todo lo traspasa, lo impregna y permea. Amor perfecto. Creado por el padre y regalado a todos por medio del hijo  y del espíritu. Es amor de entrega, porque solo puede ser avivado al dar, ver los frutos del servicio. Amor que se puede sentir en el cuerpo y que sana el cuerpo de todo, pero que sobretodo es un amor que se siente en el alma. Porque allí es donde habita el padre y de donde proviene todo. Si el hombre se hiciera  consiente de la presencia del padre en si, sabría que posee todo para obrar en el amor perfecto y quedaría nutrido y reabastecido con el alimento verdadero. La cena hijos nutre ese amor y recarga a los míos. No creen aún que habito en ustedes, ni creen que andan es por mi gracia. Se fían en lo que saben, creen que son y conocen y  no permiten que el espíritu obre por ustedes. Por eso aún no creen poder hacer signos, ni saben escuchar mi voz en cada instante, hasta no entender que el padre es quien vive por ustedes si se abandonan en fe y me reciben sin duda.

 

Entones verán los frutos de su obrar en el amor porque aquel que es amor da palabra de aliento y transmite mi paz. Da consejo y es sabio en sus palabras. Da de lo que tiene a todos y sonríe desde el alma para entregar la felicidad del padre a todo aquel que no le conoce. El que vive en el amor acepta cuanto ocurre buscando esperar en el padre y se muestra gozoso de tener oportunidad de aprender, reparar y dar muestra de las maravillas del alto. Porque no hay oportunidad ni prueba que no permita el padre en la que no busque demostrar su gloria y su luz ante aquellos que no le conocen. El que actúa en el amor, es paciente, dulce, suave, esperanzador, todo lo puede y se da infinitamente hasta el cansancio.

 

Pidan mi amor y el aprender a amarme y cuando esto lo hayan logrado estarán listos y todo estará hecho y miles acudirán a ustedes para conocer el amor del padre. Amaos unos a otros como yo os he amado, amen a sus familias, amigos, compañeros, a los extraños, forasteros,  hambrientos. Sobretodo a estos porque allí estaré, entre esos sedientos de mi.

 

Y cuando crean que el alto hace parte de ustedes lograrán lo inimaginable y vivirán en paz aún ante la prueba. Porque aquel que conoce al padre, ama todo cuanto le ocurre y abraza la prueba.

 

¿Creen que les exijo mucho? ¿Qué les pido en demasía? Lo ven así porque creen que sus esfuerzos los llevarán a la gloria. Cada vez que sientan ganas de hacer algo de lo que no le agrada al padre, clamen a mi y allí estaré yo. No se dejen distraer y ocupar que es por eso que no avanzan. Todo los distrae. Imiten lo que más puedan la vida de los humildes , vida de campo, vida de antaño y así logran virtud. El padre añora verlos listos y verlos obrar en mi nombre, porque solo los míos podrán hacer verdaderos prodigios antes de que llegue el abominable. Convertirán y anunciarán lo mío. Prevendrán a todos para que los sensatos no caigan en sus redes. Ya están estos tiempos entre nosotros.

 

Os bendigo y me quedo en cada uno que me permita morar en él y no descuide que entra al alma. Os amo pequeñitos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha:   2 de junio de 2016

 

 

Serán días confusos, nada será lo que parece, les dicen mentiras en las noticias e ignorantes los tienen de todo. El comunismo siempre ha sido el plan pequeños. Ideología seductora, engañosa que busca vender igualdad pero que tapa las anisas de poder y riquezas de aquellos que siempre han manejado al orbe. Ustedes críos míos humildes, no alcanzan a imaginar la asedia, los excesos y la codicia de estos, que generación tras generación han heredado gran pecado y escudados y engañados por el maligno se mantienen. Estas familias poderosas, guardadas por demonios abominables y custodiadas por el mismo mal, para continuar su plan y poder infligir de dolor al mundo. Estas familias verán al alto y caerán de cara al suelo suplicando misericordia. Permitiré que me conozcan a través de estas palabras.

 

Son aquellas que hacen las leyes a su antojo y las disponen, aquellas dueñas de las grandes tecnologías y comunicaciones, dueñas del suelo y del subsuelo. Aquellas cuya voz toma decisiones que afectan al mundo entero. Cuyos hombres pertenecen a las órdenes escondidas que conspiran contra mí y contra los míos, cuyos hombres viven de adulterio y las pasiones, que trafican a mis hijitas y dejan huérfanos a mis niños. Familias de gran poder que ahora buscan quedarse con el planeta y acribillar a mis pequeños. Familias que no conocen de Dios o lo usan a su antojo, pronto me verán, oirán mi voz y verán mi justicia, mi espada y mi poder.

 

A ustedes clamo hoy para que arrepentidos se aparten de sus malos caminos y se arrepientan por sus actos, los suyos y los de sus antepasados. De lo contrario el fuego os purgará y al fuego irán a dar. Porque en sus manos está la sangre de los míos, su hambre, su dolor, su frío.  ¡Dejad ya sus planes de riqueza y de control! No sean ciegos mis pequeños que de la avaricia solo nace más pecado. Aquellos que descansan placidos de noche, cómodos en sus hogares llenos de oro y olvidan a aquellos desprotegidos, no son de Dios, ni nada bueno puede salir de sus intenciones ni planes. Les dirán que juntas estas familias poderosas tendrán soluciones para el mundo, la pobreza. No os dejen engañar, buscan dejar a los míos sin nada, morir de hambre y ponerlos unos contra los otros.

 

Clamo ahora a ustedes familias de poder y de riqueza. El cielo se tornará rojo y el fuego os perseguirá porque olvidaron a Dios y propagaron su mal infeccioso, engañaron, mataron y todo por su sed de poder. Clamo ahora a ustedes, porque aquel que lo deje todo y me siga, será perdonado y conocerá la gracia de Dios. Y aquellos que ignoren mis palabras verán a los suyos morir, verán sus bienes arder, sus castillos de oro desplomarse y su maldad ante sus ojos que los atormentará.

ISAIAS 5 , 8 “Las Maldiciones” hasta ISAIAS 6.

 

No quiero que los míos se parezcan en nada a ellos que andan en tinieblas, en excesos, en banalidades, en distracciones mundanas. Donde estos están que ustedes no se encuentren, lo que estos hagan que ustedes no lo imiten, lo que estos hablen que ustedes no lo repitan.

 

¡Míos son y así se verán!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha:  7 de junio de 2016

 

 

Hija mía abre la ley. Ahora si os enseño. Como Juan hija mía, me agrada cumplas mi voluntad e instrucciones. Le agrada al Padre aquellos que olvidándose de si optan por seguir el camino del Padre como Simón y Andrés. Sin conocer que sería de tu vida, decidiste seguirme pequeñita y por esto os he derramado gracias. Sé que me amas, veo que me amas ¿Por qué entonces acláraselo al Alto?

 

Hija mía, esto jamás cesará, porque aún cuando hayas logrado escalar un escalón, verás hacía arriba que te faltan aún mil para llegar a mis brazos. Permitiré aún que se equivoquen y te señalen para que no olvides ser mi pequeñita siempre. Jamás puedes dejar de ser pequeñita para mí.

 

Te sigo enseñando Judith. Aquel que da el sí a la palabra, a la verdad, será probado grandemente y luego de que su fe supere estas pruebas vendrá el tiempo de afianzar la verdad, tiempo de constantes “si”s en el día a día, que prepara para perseverar y ciñe al discípulo con la voluntad y carácter para llevar la cruz y superar las vicisitudes, superar ataques y crecer en fe. Esto demora lo que cada cual permita según su obediencia y humildad. Al pasar por esto sigue un gran enamoramiento al ver el ser, que su Padre jamás lo abandona y su espíritu lo engrandece. Es por esto que debe seguir luego un tiempo de humillación, confusión que permite el Alto para no caer en las trampas de la razón y la ciencia, y finalmente de recogimiento, porque solo en la oración se supera el desierto, solo en el silencio y aprendiendo a dejar que todo ocurra alrededor y olvidarse de sí, para permitir el obrar del Padre porque es el Padre quien defiende a los suyos, los alecciona y prepara. ¿Entiendes mi pequeña?

 

Te sigo enseñando Judith. Aquel que da el sí a la palabra, a la verdad, será probado grandemente y luego de que su fe supere estas pruebas vendrá el tiempo de afianzar la verdad, tiempo de constantes “si”s en el día a día, que prepara para perseverar y ciñe al discípulo con la voluntad y carácter para llevar la cruz y superar las vicisitudes, superar ataques y crecer en fe. Esto demora lo que cada cual permita según su obediencia y humildad. Al pasar por esto sigue un gran enamoramiento al ver el ser, que su Padre jamás lo abandona y su espíritu lo engrandece. Es por esto que debe seguir luego un tiempo de humillación, confusión que permite el Alto para no caer en las trampas de la razón y la ciencia, y finalmente de recogimiento, porque solo en la oración se supera el desierto, solo en el silencio y aprendiendo a dejar que todo ocurra alrededor y olvidarse de sí, para permitir el obrar del Padre porque es el Padre quien defiende a los suyos, los alecciona y prepara. ¿Entiendes mi pequeña?

 

Pero Judith recuerda que el Padre aborrece a los tibios, cuyos actos no reflejan sus palabras. El Padre ve cada esfuerzo pero aborrece la pereza. Recuerda que al que mucho se le ha dado mucho se le pide. Puedes más  pequeña, más, más y más te exijo. Para que seas mía. Añoro escucharte cada día más clamar a mí, cantarme, hablarme.

 

Ahora Judith escribe.

 

Se avecina el tiempo prescrito, se aproxima el tiempo profetizado desde el principio. Tiempo de júbilo y purificación. Alegría para los justos y angustia para los impíos. Los malos caerán bajo el peso de su propio mal, engañados aquellos que engañaron, olvidados estos que olvidaron, aleccionados aquellos que se creen Dios. Falsos dioses derrotados y el peso de estos caerán sobre sus fanáticos que olvidaron la verdad por seguir sus ansias y deseos. Falsos dioses de poder, dinero, vanidad, trabajo, reconocimiento y sensualidad. Estos demonios que disfrazados engañaron a aquellos que optaron alejarse de la verdad.

 

Escasez habrá en el orbe os digo ahora, practiquen la abstención o sufrirán. Aprendan a cultivar alimento, a comer lo que preparen sus manos, aprendan a hacer el pan, que ha sostenido a mi pueblo. Que yo multiplicaré entre los míos. Toda industria grande caerá y aquel que no acato sufrirá hambre y desolación.

 

Los víveres se dañan y perecen, la tierra se daña por los rayos y solo tierra santa y bendita verá crecer frutos y dará de comer lo necesario. No venderán mis alimentos. Serán para saciar a los míos. Dejan todo para el final. Sus graneros no se vaciarán, pero deberán llenarse primero con el trabajo de sus manos, con el sudor de sus esfuerzos. Así como prometí a la viuda a través de Elías hoy os prometo a través de profeta. Sus graneros no se vaciarán, ni sus tanques, ni sus reservas, si alaban a su Dios y obedecen su palabra.

 

No podrán beber leche, enferma está y os enferma y daña. Su sabor cambia y causa dolores en el vientre. Los animales se envenenan.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha:  15 de junio de 2016

 

 

El Padre te enseña: Cuando estaba quieto el Padre dio luz y ésta se extendió por el universo para llenar cada espacio con la verdad, cada rincón con la palabra. Luego el Padre creó las aguas y todo cuanto aún persiste ahora para el hombre. Todo pensado para ese ser pequeño que con amor fue creado, porque todo lo que viene del Padre es amor y todo lo que ama el Padre es sencillo y perfecto. Mi espíritu reposo sobre el orbe porque solo así, cada cosa se nutriría de luz y de aliento para vivir en el orden perfecto creado por el Padre

 

Eclesiástico 16, 24-27)

 

Cada ser creado, cada elemento, cada cosa en la naturaleza cumple su función. Al ser trastocado su orden, se cae una pieza más del orden divino. Como una torre de cartas, en cualquier momento se cae la carta que hará que todo se venga abajo. Ay del hombre en ese día en que vea la consecuencia de sus obras y caerá sobre éste el peso de su obrar. Por qué el hombre no escuchó a Dios desde un principio y es esté el principio de todo mal. El Padre habló a su hijo Adán y le dijo “Hijo mío, guárdate de ese fruto y de cualquiera que te hable de sus efectos y vivirás para siempre” y este dijo “Si Padre lo haré” y el Padre le dijo a su hija Eva “Hija mía, guárdate de tus pasiones y curiosidades y obedece a tu Padre” y ésta respondió “Si Padre, lo haré”. Pero al llegar satán olvidaron su palabra y se dejaron seducir por la sed del conocer. Por esto el Padre aborrece la desobediencia, aquellos faltos de palabra y curiosos por conocerlo todo. Aquellos que esperan en su Padre ya conocen la verdad. Aquellos que ponen todas sus esperanzas en el Alto, ya cumplen su palabra y heredaron así su pecado. ¿Qué no ven hijos que todo lo heredan? Detengan su pecado ya para que no recaiga sobre los suyos. Detengan su obrar y clamen al Alto para reparar por las generaciones que han pecado antes de ustedes. Y así en el día del juicio mi corazón misericordioso hallará amor en alguno y salvará ese linaje en congruencia con su promesa.

 

Con una sola gota bastará para purificar. El Alto obra grandes prodigios.

 

 

El Alto dio sus mandatos para ayudar al hombre a no caer en su pecado heredado desde su inicio y el hombre con dificultad acata. Acata entonces tú ahora. Que nada esté sobre esta verdad. Verdad eterna, santa, perfecta, que llevará a la morada celestial. He aquí el Rey de Reyes que se abaja al pastor de sus pequeñitos para acompañarlos en el día y en la noche, bajo el sol y en el frio, en lo bueno y en lo adverso. Aquí estoy pequeñitos, os abrazo y guardo. Os llamo y busco a cada uno. A cada uno lo conozco, nombre y clamo para volver a los brazos paternales. Os mantengo abrigados y no os abandono, aún en la noche más oscura. Allí estoy velando por su retorno a mí. Os he visto desde el vientre, crecer y obrar y no hay ni uno solo que mi corazón de padre no añore abrazar. No se ensordezcan ante mis palabras. No ignoren mi clamor. Mi corazón de Padre os ama y espera. Lloro por mis hijitos. Os amo. Os bendigo y observo y espero. Solo espero. La paz mis nenes. La paz.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha:  16 de junio de 2016

 

 

Padre del Universo

Mi vida no ha sido nada

Ni es nada significante,

Si no la vivo para ti.

Nada de lo que he recorrido

Ha merecido la pena

Pero aquí estoy afligida y arrepentida

Rogando de tu ayuda y misericordia

Borra de mí la basura, el fango, el mal.

Saca de mi todo espíritu inmundo

De egoísmo, de soberbia, pereza espiritual

Borra toda mi vida antes de hoy

Para que hoy se marque mi nacimiento

A una vida en tu servicio

Entregada y llevada por ti

Borra de mi todo vicio, borra mi mal

Y mi memoria. Para jamás caer otra vez

En ser eso que tú aborreces

Enséñame a amar, como tú amas

A hablar como tú hablas

A pensar como a ti te gustaría

A desear solo lo santo,

A pedir solo lo justo

A dar todo para recibir nada a cambio

A actuar como discípula tuya

Padre del Universo y dueño de toda verdad

Mi vida no ha sido nada

Hasta hoy que recibo tu verdad

Que de mí nunca se aparte

Prefiero morir que mirar atrás

 Te ofrezco mi lucha diaria

Para sanar todo mi mal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha:  19 de junio de 2016

 

Urge el orbe escuche al Padre, amenazas caen sobre la gran nación, el mal desata el odio y este se apodera de aquellos alejados de Dios. Atacaran grandes ciudades y habrá terror. Mis pequeñitos inocentes mueren en explosiones y bajo el fuego de armas, sin ninguna alerta. A los míos os convoco a jornadas de oración por las almas sorprendidas por la muerte, por las familias temerosas por sus vidas. Será era de horror para la gran nación que se olvidó del Padre, casa de rebeldes que se alejaron de mi iglesia para fundar religiones moldeadas a su antojo. Es esta la razón de la perdida de fe entre ellos. Han seguido mandatos equivocados, creados por el hombre que se reveló de mi verdad, mi única iglesia. ¡Hay de aquellos que imiten su conducta!. A mis críos os digo, miren con cuidado su actuar. Aquel insatisfecho y con ánimo de mejoras que exprese sus ideas con humildad como es debido y que con el trabajo de sus manos se esfuerce por mejorar su comunidad. Pero no sean como aquellos que solo ven lo malo, e insatisfechos salen a buscar otras cosas. Así actuarían como sus hermanos que abandonaron su sí a la misión encomendada y bajo preceptos propios se alejaron del lugar donde el Padre los puso. Igual hicieron todo a su antojo y llevaron a miles por un camino torcido y equivocado. Hay de aquellos que confundan a mis pequeños y los alejen de la verdad.

 

Por esto, instrúyanse en lo mío, aprendan de lo que le agrada al Padre y de lo que es mandatorio para seguir el camino hacia mí y así podrán instruir. Laxos todos y mediocres con lo principal. Aprendan a orar, aprendan doctrina, que mi palabra siempre esté en su boca y la ley en su corazón, para usarla de ejemplo cuando sea necesario y así no caerán en trampas, no seguirán falsos profetas y sabrán detectar donde habita el mal.

 

Os advierto, aquel que no se esfuerce ahora, se lamentara de no acatar palabra.

 

En la TV verán el horror de aquellos sorprendidos por la muerte. ¿Que ofrecen ustedes al Padre? ¿Unos segundos de oración? Ustedes conocen verdad que nadie conoce, y entonces, ¿se quedarán de brazos cruzados?

 

Cuando no les basten sus armas, enfermaran a los seres y verán a miles salir a las calles con máscaras. Será vivir un infierno para estos que pierden la paz y la seguridad, porque su confianza no estuvo puesta en el Alto. Sonarán alarmas para que huyan a sus casas cuando haya amenaza. Misiles sueltan enfermedad por los aires. Aquellos que se llaman míos os digo, postrados y orando, esas armas no tendrán efecto y la hostia consagrada sanará las séquelas. Solo así se salvan.

 

No temas y ofrece sacrificio por mis pequeños. A esto os llamo y os he llamado orad por el mundo, que no sean ustedes como Ismael.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha:   26 de junio de 2016

 

Los míos se han rebelado, puesto que escuchan todo a su antojo y acatan todo a su parecer. Porque cada cual actúa bajo sus propios intereses. Unos pensando en los suyos, otros en sus trabajos, otros en sus gustos y su tiempo. Y así actúan en desamor. Porque en lugar de entregarse, donarse en amor a otros donan solo de lo que quieren y tienen, donan lo que les sobra y se rinden ante la dificultad. ¿Acaso no he dicho que el sustento de todo es la oración? Se demoran en todo menos en esto, aplaudo mis vigilias, aplaudo aquellos que se unen a mí diariamente en oración y abrazan a su Padre con sus palabras.  ¿Pero creen que es suficiente? Primará esto para que se distingan de aquellos que pertenecen al mundo. De actos se formara su fe y su servicio. Se esfuerzan en lo mundano y se quedan cortos por la ausencia de lo santo. Aumentarán la oración para no caer en la carne.

 

Cuando vean que mis mensajes de profecía empiezan a cumplirse, cuando otros instrumentos, los busquen y los SOS sean leídos por miles, organizarán jornadas de oración, para implorar misericordia.  Muchos se unirán, desde otros países, todos buscando ser perdonados y protegidos. Se unirán con cantos, rosas a Ave y todas mis oraciones para interceder por la humanidad. Mi corazón de Padre se ablandará. Serán momentos confusos. Muchas iglesias se llenarán de sedientos de Dios y aquellos atemorizados con lo ocurrido. Ustedes apaciguarán el temor con palabras de aliento y esperanza. Aquí se verá su fortaleza. ¿Creen ustedes que mis apóstoles entendían todo y conocían mis planes, y que por esto su fe era inquebrantable?

 

No, ante lo desconocido, ante gente de otros lugares, personas que entendían otras lenguas, ante costumbres diferentes y condiciones adversas. Ante todo esto, su fe los sostuvo. No esperen saberlo ni entenderlo todo, puesto que es allí en donde crece la fe.

 

Practiquen la fe ahora mis adorados, no sea que os sorprendan estos tiempos con rapidez y se les dificulte el cumplir. Pues recordaran que el espíritu esta pronto para actuar, pero está en ustedes el practicar permitírselo. No hay nada que pueda hacer su Padre si no me entregan su libre albedrio.  Aquellos que me aman, entregádmelo así.

 

Dios uno y trino, creador de cuanto hay

me has creado desde el principio

y has puesto en mi aliento y capacidad de actuar

me has dado libertad para escogerte y seguir tu caminar.

Me has dado voz para aclamarte

y con mi palabra darte un sí o un no;

Que en este día te escoja solo a ti, que yo opte solo por ti.

Que mi alma se incline, solo a hacer tu voluntad

y escoja yo solo el agradarte y alabarte y entregarte mi libertad.

Te retorno lo que me has dado para ser solo yo de ti

y jamás alejarme, ni extraviarme de ti.

 

Dios: Escribe lo que has visto.

 

Judith: Miles de personas caminando al aire libre, entre el frío, en enormes filas que llegan hacia unas edificaciones cercadas, como si fueran cárceles. Hay vigilantes armados. Las personas que caminan lentamente en las filas interminables, son de todas las edades y géneros. Van por voluntad propia. Adentro son martirizados sin saberlo. Sufren grandemente. Parecía como un campo de concentración.

 

Dios: En los países de gran concentración cristiana, han construido estos lugares, que como cárceles se enmascaran. Lugares para hacer el mal a quienes ataquen o amenacen el orden nuevo. Allí enviaran terroristas, pero estarán destinados para los míos que no acaten ley. Morirán en mi nombre, silenciosamente. Van engañados y esto causará gran dolor a mi madre, a ellos les dirán:

 

II Epístola de los Corintios 4, 7 y II Epístola Corintios 5, 15

 

(Tribulaciones y esperanza del ministerio)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha:   27 de junio de 2016

 

Hija mía, yo soy el juez divino, el autor de todo. De mi solo sale luz y de esa luz la vida, la que mantiene al cosmos girando, moviéndose lentamente, vida que permite todo orden natural establecerse, vida que inicia cada ciclo del sol, cada ciclo de la galaxia. Han llegado a conocer como es tan solo una milésima del universo y con esto se creen dioses. Miran a los cielos y creen entender cuando solo ven como espectadores aquello que han descubierto lo he permitido yo así, esperando que en cada conocimiento reconozcan mi obra y mis manos allí.

 

El cosmos murmulla, resuenan sus paredes que solo son contenidas por mi grandeza. Son ecos que retumban del corazón del Padre hacia la tierra y de ahí rebotan a IO y se extienden al infinito. Tocan al sol y este se mece del interior hacia afuera, por dentro arde como el corazón del Padre. Salen rayos que castigan, con el calor del celo de justicia, juez divino soy y  he venido por los justos. Los rayos están cargados de moléculas invisibles que afectan el aire, las aguas, las plantas y al ser. Ser que menosprecia el aire que el Alto dona para respirar, el agua que calma su sed, el  calor que le abraza en el día. Será nocivo y el calor desata pestes. Animales mueren de a miles y sus cadáveres llevan enfermedad por el agua y al comerlos. El Alto indica no beber del agua, ni exponerse al sol. El sol os ha dado vida desde el inicio, luz y es fuente total de la energía necesaria para existir y ustedes, olvidados de gratitud menosprecian este don divino y de todo cuanto ofrece el Alto para subsistir. En vez se han vuelto buitres de la creación. Insaciables.

 

Ocurrirá mucho más rápido lo dicho por la ciencia. El orbe se calienta y de un momento a otro los bolsillos de calor de la geo liberaran gases. Estos sumados a los volcanes y el sol acelerarán todo. Temerán por sus vidas. Pero su contrición no es verdadera sino momentánea. Su arrepentimiento es superficial, porque continuaran en su pecado y en su mismo andar.

 

Ay de aquellos que han vuelto lo antinatural moda y engañan a mis ovejas. Hábiles son con sus palabras, justificar sus abominaciones y su pecado. Se olvidan de todo por satisfacer la carne, por escandalizar y retar al Alto. A ustedes os digo, conocerán mi verdad y verán el mal en sus intenciones. Caerá el peso de sus actos sobre ustedes y los suyos.

 

Proverbios 16,

 

Hija mía, darás advertencia que aquel que escuchó mi mandato y no acato es un necio. Aquel que espera advertencia y no anda con precaución es un necio. Puesto a ustedes he dado todo y pediré todo de vuelta. Os juzgaré por aquello que escucharon e ignoraron.

Proverbios 29

 

Proverbios 4, 1-9.  Sean perfectos como su Padre es perfecto y aspiren solo a lo mejor y a la santidad. Que no sean como el pueblo necio que ignoró a su profeta y fue castigado. Puesto que mi justicia es para todos. Juez divino soy.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha:   1 de julio de 2016

 

Haciendo esto instruyo a los míos. Se quedan en las pequeñas pruebas del día día, el Padre os enseña cómo actuar como un discípulo de amor.

 

Dios abre la Biblia en Sabiduría 12, 2.

 

Ante cada circunstancia el Alto os indica como obrar, como te ha mostrado hijita mía en estos días; ante palabras necias el discípulo guarda silencio, cuando se pide su opinión o se señale su silencio, el discípulo amorosamente señala el error y da ejemplo del obrar con amor. No se ofusca o se vuelve irritable si no que guarda la paz. Ante señalamientos el discípulo baja cabeza, y acepta con humildad, dice “es verdad, aún me falta mucho, pero me esfuerzo de sobremanera e imploro al Alto”. Luego si explica cualquier circunstancia, más no se justifica. El discípulo siempre se disculpa. Ante injuMsticias el discípulo guarda silencio e implora al Alto, puede preguntar el ¿por qué? le han tratado así más no se defiende, no asume actitudes vengativas o rencorosas. A solas llorarás  y entregarás tu dolor al Alto puesto que es natural la emoción y el sentir. Pero es sabio aquel que se controla y aprende prudencia en esto. Templanza os llegará actuando así.

 

Ante su familia el discípulo se esforzara por dar testimonio de su proceso. Estos que más os conocen, más os vigilarán. En silencio se sorprenden de su gracia pero gritarán sus fallas y señalarán cada que puedan. El mal os prueba y aburre así. El discípulo persiste con humildad y se esfuerzan al máximo en su ejemplo ante ellos, no se aburre ni los aleja, su deber es persistir allí y aceptar como sacrificio esta gran prueba que se exige a cada discípulo verdadero.

 

El discípulo evita críticas y juicios, cuando es prudente señala el error y el alejamiento del rey y sus mandatos, más no inicia discusiones y riñas ni las sostiene prolongadamente. Aún cuando no tengan razón, el discípulo prefiere el silencio al ego.

 

El discípulo se esfuerza por ser servicial. No cuestiona si los otros lo merecen o si es justo. No mira porque los otros hacen o no sus tareas. El discípulo sirve porque lo engrandece en el amor y ve en estos oportunidad de santidad. Cuando esté cansado y otros hagan más pesada su cruz, el discípulo pide fuerzas al Alto y ofrece sus esfuerzos. El que es servicial y humilde acata sin cuestionamientos y trabaja con agrado y prontitud. Lo hace dando todo de sí. El Padre ve esto en lo secreto y lo recompensará con alivio del alma, paz, sueño reparador. El que es servicial no se queja ni busca apoyar su cruz en otros. El que aprende a servir con amor gana corona de rey.

 

Cuando estén enfermos ofrecerán su dolor físico al Alto, puesto que sanarán su error y se aliviará el alma. Usarán este tiempo para acercarse al Alto y leer su palabra que lo sana todo. No andarán cabizbajos, con quejas y llanto. El discípulo confía plenamente en Dios y lo ve actuando aún en la enfermedad.

 

El discípulo no se fija en otros ni anda pendiente de estos, puesto que su mirada esta en el Alto y fija en el camino hacia Él. Su opinión cuando es expresada es amorosa y positiva, dulce en la corrección y cuando puede opta por el silencio y aprende a callar el yo.

 

El discípulo es ordenado en todo su quehacer. Así el Alto extiende sus horas. No malgasta su tiempo puesto es tiempo de Dios y sabe organizar su vida y responsabilidades. En la noche alista y planea para el día siguiente y empieza el día al elevarse al sol. Su casa limpia y el fluir del espíritu obrará en todas sus cosas. Sabe darle prioridad al Alto sin faltar en caridad a los suyos y así siembra armonía y amor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha:   15 de julio de 2016

 

Si sufren  hambre, dolor, rencor, el Alto os apacigua. Si les pesa la carga y no saben cómo solucionar sus  problemas, si sufre su cuerpo y su alma, su Dios os consuela.

 

Pues añoro abrazar  a los míos y que  acudan a mí en todo, para no ser tentados por el mal, que llenará sus mentes y sus corazones de dudas  y ansiedad.

 

Recaerá el mal sobre las naciones que voltearon  su cara  a la verdad del Alto, a las naciones sin ley, que apartaron de si mis mandatos  y me sacaron  de sus hogares, sus escuelas, sus gobiernos  y ahora me sacaran de sus templos, borraran lo mío y señalaran  a aquellos que me porten y me alaben . Se creen justos aceptando todo el mal, falso amor.

 

Acaso no os di entendimiento para entender  que no todo es bueno, ni grato ante, los ojos de Dios ,e Inteligencia para ver las obras  del mal.

 

¿Se creen obrar en amor, señalando al pecado como algo bueno y normal, engañando a los míos  y enseñando a mis pequeños unas ideas confusas de lo natural? ¿Acaso no os he hablado desde el principio de los tiempos sobre lo correcto y lo desagradable al Padre? ¿Acaso no os he alertado de las llamas eternas  y las consecuencias  de  vivir por la carne?

 

Se creen sabios, previendo un futuro más igualitario y tolerante, justos y misericordioso con otros cuando el pecado jamás podrá curarse con más pecado y engaño, la verdadera misericordia no busca satisfacer lo propio, no es egoísta. La verdadera caridad no busca reconocimientos, grandes movimientos, ni atención. El verdadero amor actúa en el silencio, anonimato, brota de la verdad que es la palabra y la asienta  en el nombre del mismo espíritu y produce solo frutos de amor y gozo.

 

Sus frutos son escándalos. Sus frutos: confusión. Sus frutos desconsuelan y no traen paz. Hipócritas, interesados, que buscan unir almas  a su pecado  con tal  de justificar  a las multitudes su mal  y que sea llamado bueno y normal. Ustedes, que guardan rencor a aquellos diferentes  y señalan a los míos.

 

Hipócritas el mal recae y caerá entre aquellos en los que mora. Pero el espíritu guardara al justo e intachable. Al que buscó verdad y siguió mandato y lo amo con su vida.

 

No es de Dios todo lo que verán sobre el orbe. No se dejen confundir mis pequeños, que no os hagan  creer que su amor no es el verdadero. Puesto que en el día final, el verdadero amor triunfará.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha:  19 de julio de 2016

 

El sufrimiento es distinto para todos  en cuanto  debe limpiar diferentes pecados  y purgar diferentes excesos. Aquellos que no ven en la prueba  y el sufrimiento una forma de acercarse a Jesús crucificado, no se limpian totalmente y prolongan el tiempo de prueba. Porque su Fe decae justamente cuando el Alto espera  que acudan  a Él y miren sus limitaciones  y pequeñez. Sea una enfermedad, despojo de lo material, ausencia de los amados, confusión y desierto espiritual; todo debe ser  vivido uniéndose  a la pasión y con santa aceptación, con la esperanza firme que Dios solo ha permitido tan gran prueba, porque esa persona es capaz de superarla y al hacerlo  ganará enormes adornos  espirituales.

 

El mal presenta al Alto formas en las que éste cree en su inmensa maldad, y suspicacia, que dicha persona  abandonará  a Dios, le negará e incluso maldecirá  y pide al Alto permiso para demostrar que esto es así. Dios Padre, que conoce a cada uno de sus hijos profundamente, solo permite que el mal obre de tal forma que sus  hijos no se verán perdidos, pero si regresarán fortalecidos enormemente de la batalla espiritual ganada. Hay veces que la persona gana la batalla  pero sin honores de guerrero valiente. Esto sucede porque abandonó su fe, dudo,  se desesperó y permitió que el mal  le robara la paz. No sean como estos  mis pequeños, puesto que prolongan el sufrir. Sean como aquel que aun despojado de todo, miró hacia el Alto  y llamó al Padre: Mi padre, mi roca, mi todo, solo he quedado y sin nada, como entre al mundo has dispuesto que quede, pero mi cuerpo duele y mi alma añora, entonces si así lo quieres, ven pronto por mí y llévame a tu lado.

 

Hijos míos no crean que os ocurrirá como aquellos que no aman, ni reconocen  al Padre, que son devastados y jamás se recobran. Puesto ustedes son mis hijos  amados y daré lo más grande y atesorado de mi reino a ustedes que me obedecieron, se esforzaron por seguir mi palabra  y supieron darle al mundo  su lugar.

 

El mal continúa al acecho hija, especialmente de aquellos pequeñitos atesorados  por mí. Me busca día y noche y me muestra sus fallas.

 

El Alto enseña sencillez, humildad y mesura.  El Alto edifica el espíritu en amor, paz y mansedumbre. Dios inspira caridad, obediencia, y disciplina. Así podrán  distinguir entre el vil y el Alto. Aquel, solo puede incitar a lo malo y solo puede atacar la mente.  Dios toca el alma , aquel que es uno conmigo a través de la sagrada  comunión está atado a mí y yo a él y todo lo que suscito en él lo siente desde su alma  y se manifiesta en pensamientos, mientras el  vil solo ataca la mente y las pasiones, la carne la incita, pero no puede ir mas allá; por esto hijitos, practiquen el sentir del espíritu y el alma al refrenar lo corporal , para que él no los pueda confundir y tentar así. Al refrenar  las pasiones  y el cuerpo sus ojos espirituales podrán mirar más hacia el alma y lo interior y detectar el mal en lo externo.

 

Cuando sean confundidos recuerden pues, el mal al contrario enseña soberbia, excesos y lujos, solo destruye y da angustia, desamor y odio, inspira egoísmo, desobediencia  y desorden. Todo pensamiento que se resuma en esto solo proviene  del vil y cuando estos abundan, pequeños, afánense  por reconciliarse puesto están en grave peligro.

 

Sacas a el mal así: coge tu rosario y repite:

 

Un sellamiento, 3 Credos (de los Largos) y 1 Magníficat. Antes  de cada decena dirás:

Mi vida la entrego solo a ti  Dios del universo, uno y trino, excelso y glorificado, y al ser tuya solo viviré por ti, para ti  y en ti y así jamás caeré.

Orarás 10 veces”: Con el Padre, hijo y espíritu, con la ayuda de María Santísima madre mía y de la creación, obraré solo los designios del padre, hasta el final del tiempo, para alabarlo, glorificarlo y enaltecerlo solo a él”.

 

Repetirás al final “En esto creo, por esto vivo y en el todo lo lograré.”

Un gloria  harás  al final y te persignaras 3 veces  al finalizar cada decena.

Al final repetirás todas las 50 cuentas del rosario  diciendo lo siguiente. Despacio y en Voz alta.

 

“Todo lo puedo en Cristo que es mi salvador”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha: 23 de julio de 2016

 

Nada sería más agradable a mis ojos que los míos imitarán en todo a Jesús, incluso en esto. En la palabra es muy claro, pero el hombre se ha convencido de interpretar lo mío a su antojo. Sé que esto es lo más difícil para mis hijos en el mundo de hoy, pero es lo más perfecto para mí. Sin embargo hay quienes deben andar el camino a su propio ritmo y velocidad y el Padre respeta esto y lo permite siempre y cuando esto sea sustentado por la verdadera caridad y el verdadero desapego, sin excesos ni lujos. El Alto aborrece esto, puesto da ocasión a que otros pequen y guarden odios en su corazón. El sensato usa sus bienes para gloria de Dios, para la caridad y no derramaría una lágrima al perderlos. El que logre esto se podrá despreocupar puesto que aun sin hacer lo más agradable al Padre, sus acciones reflejan su amor por mí.

 

Cada cual sabe en su corazón cual es el siguiente paso para continuar su total abandono en mí. Os digo, obedezcan este sentir ya que es Dios mismo quien coge sus corazones entre mis manos. No ignoren ni posterguen aquello que os muestro en la intimidad, esto es el obedecer en el espíritu para continuar andando en mi camino y logrando cada vez mayor santidad.

 

Si intentan dejarlo todo a la vez, tal vez se encuentren luego abrumados y arrepentidos y podrán ser tentados por el mal.

Si hacen muy poco y muy lento corren el riesgo de enfriarse y volver a sus antiguas tendencias y pecados, conociendo ya a Dios y así aumentando su culpa.

Sean mesurados, equilibrados y medidos para reflejar la paz y claridad del espíritu y gozar de la alegría que da el cargar la cruz por amor. Os prometo que se inundarán vuestros corazones y la cargar liviana será.

 

Corregir los apetitos carnales siempre será agradable al Alto y solo así llegamos a ser santos. No deseen que estos desaparezcan, puesto ¿qué merito tendría esto y que sacrificio podrían ofrecer por las almas?

Deseen el tener oportunidad de reconocer sus desordenes y uno a uno ir combatiéndolos y quebrando la inclinación hacia el mundo para levitar hacia lo sagrado y los cielos.

 

Combatan entonces los antojos excesivos. El no controlar el hambre, el deseo por los bienes materiales, los pensamientos y deseos sensuales, el gusto por lo hermoso y bello, el gusto por sentirse cómodo, por ser el centro de atracción. El deseo de riquezas, reconocimiento. Deseo de poder, de lograr hacer todo solo y no necesitar de nadie. Alejarse de las marcas, todo aquello que busca mostrar un estatus y así alimentar el ego. Aléjense del juego, el vino, las distracciones excesivas. Combatan su deseo de tecnología insaciable, sus adicciones como ver televisión, estar enterados de todo. Eviten todo aquello que los eleve por encima de los demás y deje a estos, sintiéndose no merecedores. Sean humildes y lograrán ir en contra de todo esto. Imiten el evangelio.

 

Hagan uso de lo que tienen para Gloria de Dios, en justa medida y sabiendo que esto es pasajero y que en todo lo que hacen y como viven dan o no ejemplo de Jesús. Vivan una vida de verdadero desapego y practíquenlo con verdaderas acciones caritativas. Sean sencillos como mis santos y tendrán vidas felices y prósperas, prosperas en Dios, no les hará falta nada porque todo lo tienen en mí.  Guardo mis palabras para aquel que quiera entender. Advertidos están en todo. Os abrazo pequeños y guardo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha:  27 de julio de 2016

 

Aquel que es instrumento no tiene merito de ninguna índole, ni debe ver su don como nada más que un llamado más ferviente e insistente de Dios a la santidad. Debe verlo como una gracia de gran misericordia de Dios hacia las almas y por la cual llama al instrumento a una condición especial de obediencia y cercanía a Jesús a través de la palabra, los sacramentos, la evangelización y la vida en Dios, para ser Dios mismo andando y dando testimonio de portar al Espíritu divino.

 

Entonces con esta humildad y claridad el instrumento que agrada a Dios busca instruirse en todo lo santo para perfeccionar su don y transforma su vida para que esta gire alrededor de lo más importante, lo cual debe ser su don y su misión puesto que el instrumento ya no vive para si mismo sino para servir a Dios y a los demás.

 

Aquello que va creciendo por dentro, esa cercanía con el espíritu debe reflejarse también por fuera en un semblante de gozo, alegría y paz. En sencillez al andar, hablar, vestir. Reflejen en todo a mi hijo y se les serán levantadas muchas cargas y encontrarán gracia ante los ojos de Dios.

 

El instrumento agradable al Padre produce frutos al ejercer su don y está dispuesto a servir con él, en cada momento y ocasión, por esto debe vivir preparado para tan ardua labor. Se debe alimentar de mí diariamente para no decaer ante los ataques del maligno que serán incesantes, prolongados y desgastantes. Debe portar a mi Madre y escudarse con su Santo Rosario y acudir continuamente a reconciliarse con mi hijo, juez de todos, para así permanecer limpios en cuerpo y alma para que allí habite el espíritu. Esto es tan solo lo básico que espero de los míos. Sin esto hijos su don será inservible y podré quitarlo a mi antojo para evitar que el mal lo use y confunda a los míos.

Pero lo más importante hijos míos, atentos estén, del instrumento que no se esfuerza en sacrificio, ayuno y humillación, puesto que esto es la insignia de los míos y sin esto el ego del instrumento lo llevará a su perdición. Por esto os digo que no se sientan abatidos si el alto permite humillaciones, dificultades y malos tratos. Embellezco así sus almas y os preparo. Instrumento agradable al Padre es aquel que se esfuerza por imitar a santos, a la vida de mi hija predilecta y mi hijo amado y así encuentra refugio ante el mundo y sus pasiones.

 

Ahora hijos su Padre os enseña, cuando baja el espíritu su cuerpo lo siente. En ocasiones tiembla, suda, se acorta el aire, palpita el corazón, se dilatan las pupilas, el cuerpo se vuelve liviano, elevado por mi presencia. Así notarán que allí os habito. Ahí, el instrumento me debe entregar su todo y en profunda humildad entregar ese instante y pedir que tan solo sea yo quien obre allí. Dirán: “Que se haga tu voluntad y no la mía, que sea yo una vasija vacía, ya que soy nada Dios mío, dígnate a estar aquí”, y con sus ojos espirituales puestos hacia lo alto, allí fluiré yo.

 

Finalmente instrumento agradable al Rey de reyes trabaja su fe, como el guerrero o el deportista, que se levantan antes de salir el sol para su entrenamiento y exigen de si cada día para lograr su meta. Se ponen pequeñas metas para luego alcanzar una gran meta. Son disciplinados y organizan su vida entera alrededor de su amor y pasión. Así trabajarán su fe. Hasta no ponerlo en práctica, cada día en cada momento no podrán ver los frutos de cómo actúa la verdadera fe entre los míos. Si hijitos, es verdad quienes repiten que la verdadera fe mueve montañas, puesto que yo movería el universo entero por aquellos que me sirven con amor y verdad. Acaten pequeños y vivirán la eternidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha:  30 de julio de 2016

 

Gloria a Dios en las alturas

Que pone sus ojos sobre mí

Y se compadece de mi miseria

Que enseña con mano fuerte y dulzura,

para ceñir a sus guerreros,

Que se ha dignado en mirarme,

Y  su mano esculpirme,

Su voluntad me  vuelve a moldear,

Para hacerme solo suya y a su agrado.

 

Gloria  a Dios en las alturas

Que sobre mi casa derrame sus gracias

Para hacer de mí y de mi familia

Un santuario en el desierto

Para aquellos sedientos del Alto

Para aquellos buscando un sendero seguro.

 

Gloria  a Dios en las alturas

Que se digna a poner  sus  manos sobre mí

Y me cubre de las tinieblas.

Me saca a salvo de las aguas agrestes.

Me lleva  a terreno alto, junto a su morada

Y promete mi salvación y la de los míos.

 

Gloria a Dios en las alturas

Que se compadece del pecador

Y  le entrega regalos celestiales

Para enamorarlo y llevarlo a Él.

Para que muchos sean salvos

Para que podamos abandonar este mundo

Y gozar de su presencia viva.

 

Porque solo tu señor conoces los corazones,

Solo  tú sabes que caminos debemos recorrer

Para llegar a ti.

Solo tú reformas lo desperdiciado,

Devuelves vida a lo muerto en el pecado.

Solo tú decides nuestro destino y permites nuestras pruebas,

para en todo alabarte y encontrar la solución.

 

Gloria a Dios en las Alturas.

 

 

 

Os amo mis pequeños. Veo cada esfuerzo, que multiplico y vuelvo dote para su morada en el cielo. Para que puedan volverse uno conmigo por la eternidad.

 

Cuenten hijos míos, en su día, cuantas horas gastan para abonar a su dote para la morada celeste y cuantas gastan aumentando su dote pasajera y temporal. Es allí donde yace la diferencia entre aquellos que buscan la santidad.

 

¿Han vuelto cada momento una oportunidad  para  vivir en mí  y para mí? ¿O siguen creyendo poder tener vidas separadas? Se demoran en entender y esta dualidad os agota y aleja de mis gracias.

 

Aquel  que con el corazón desee esto, será socorrido por su Padre y se abrirán los caminos para su actuar y bienestar. Aquel que desee tan solo acercarse al Padre para su paz, su dicha, sus sueños y sus antojos es un insensato, que demora al espíritu. Así pasa en todo. Por esto al despertar, solo pidan que se haga la voluntad del Alto, por encima de la suya, para no tropezarse con ustedes mismos y luego echarle la culpa aquel que solo desea su salvación. Glorifíquenme así mis pequeños, su carga se alivianara.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha:  8 de agosto de 2016

 

 

Me agradan tus palabras, tu obediencia más no tú duda. El Dios de todos, Padre de cada ser, creador de todo lo visible y lo invisible tiene sus planes trazados para ti. Todo está trozado ante mí. El antes y el después. El hoy y lo que será. Uso tu vida, tomo cada cosa para enseñar como Padre y dar mi palabra como Rey. Veo todo, las intenciones son las correctas y permito esto ahora, pero cuando el Alto os convoque nuevamente para compartir lo tuyo, obedecerás; pues tu vida ya no es tuya, sino mía y no será usada sino para el fin que se me antoje. Que esto sea claro. El que dictamina es el Alto y os confirma con su cetro y su autoridad. El que ordena es el Padre celestial y así como dispongo mi espíritu sobre aquel que se me antoja, a mi antojo en forzaré mi voluntad. Aquel que en fe reconoce la sabiduría de Dios acepta esto, le abraza y le ama, puesto que ¿Cómo se equivocaría el Altísimo? ¿Cómo será el errar del Padre? Desconocido, el Padre no comete fallas, ni error, ni jamás saldrá de mi improperio. Justo y sabio en todos mis designios, pues la verdad y la justicia siempre esta ante mí.

 

Surgirán unos grupos paganos, que engañaran a los más inocentes y los tientan con hazañas del vil. Será una secta que habla del alma y miente acerca del infierno, niegan que cualquiera pueda ir allí. Niegan al Alto y a su hijo Jesús y señalan a mi grey como causante de grandes dolores e injusticias en la historia. Hablan allí de seguir mas normas, como seguir un manual para ser feliz. Dicen que es justo y es bueno tolerar a todo y a todos cuanto gusten y hagan. Dicen que es justo y es bueno explorar la sensualidad, que es natural del hombre y no es natural unirse en matrimonio. Dicen que es justo y es bueno el deleitarse en lo agradable a los sentidos y así se transmite la felicidad. Dicen que es bueno y justo limpiar al mundo de aquellos que se opongan a la libertad de los sentidos, del pensar, del hablar. Ellos dirán que es justo y es bueno orarle a los dioses ajenos, a los del mundo natural. Revivirán los tiempos de adoración pagana a toda la creación. Niegan al creador y enaltecen a dioses ficticios, dicen que solo estos podrán salvar al mundo de lo que ocurre.

 

Será atractivo para los jóvenes. Jóvenes errantes que jamás han oído del Alto, no conocen mi nombre, ni mi palabra y como el lobo astuto engaña a la oveja, así serán engañados y lanzados a la fosa por su maldad.

 

Estos renegarán de los míos, los buscan, los hieren y harán que deban dejar de portar cualquier signo de mí. Os mandan piedras por la calle y escupen sus caras al oírlos hablar. Se encargan de callar a los que míos se llaman. Serán como cazadores hambrientos, osados y altaneros. Os retan, intentan pasar normas para callar a los míos a favor de la libertad.

 

Libre será el que conoce al Padre y es uno con El. Libre el que en fe no será callado, ni asustado. Libre solo aquel, cuya confianza esta puesta en el Alto y solo en mi encuentra razón de ser. Libre el que desayuna con mi palabra, almuerza mi carne y cena mi justicia. Para éste la eternidad y la gloria.

 

No temerán mis pequeñitos. No saldrán a encontrar refugio, pues gritarán con todas sus fuerzas que Dios está entre ustedes, que su reino no tendrá fin y ya su hijo amado estará por venir.

 

¡No se dejarán desanimar!

 

Así será. Dirás a otros que piden igual. El que pide recibirá, el que es mío será triunfante. Cuiden a mis más pequeñitos, mis jóvenes caen por cascadas a las fosas. Alertaos. Reúnan a más de ellos, esto será prioridad. Orad por mis pequeñitos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha:  19 de agosto de 2016

 

 

Hijos míos, atiendan a estas palabras de profecía, Oráculo de Yavé. Habrá gran guerra despiadada, dolorosa y sin sentido, pues todo aquel que mata, que coge un arma en sus brazos, éste ha sido inspirado por el mal. No hay sentido en el herir a otros, en el dividir de familias, en dejar pequeñitos huérfanos, ancianos abandonados, no hay sentido en sacrificar si quiera una vida por ganar una nación, por llamarse Señores de un pedazo de tierra o por ganar control sobre lo que no son dueños. Esto no es de Deo. Nada justifica a dónde el hombre ha llegado hoy. Sus intenciones, su sed de poder. Os convoco ahora pequeños, a no ser quienes toman arma, que infligen dolor a otros. Son únicamente títeres de personas sedientas de poder, que quieren imitar a Dios y juegan con mis pequeñitos como si fuesen piezas de un juego. Entonces, hijos, no  se dejen engañar, huyan de la violencia, apártense de participar del conflicto que caerá sobre el orbe y dejará muy pocos lugares sin tocar. Decid a sus hijos, que solo el insensato lucha por causas ajenas a las del cielo. Aquel que es capaz de matar por oro, tierra, poder o respeto caerá bajo la misma causa.

 

Miles abandonan a Cristo por seguir causas que no entienden ni conocen. El mal astuto es, os hace creer necesario dar sus vidas por proteger a su nación. No quedará nación que no sea tocada por la justicia divina. Destruyen a mis familias y el Alto hará justicia.

 

Caerán bombas sobre Europa y esto llevará al mundo al caos. Cae la UE y así la economía empieza a caer hasta anunciar que las monedas cambian. Todo perderá su valor. Los bienes perderán su valor y muchos caen en quiebra, pierden grandes fortunas.

 

Pero en medio del caos, el espíritu renueva corazones, que como despertando de un sueño, se ven ante la inmensidad de Dios y reconocen que nada son y buscan a Deo. Ahí estarán mis guerreros de luz, conocedores de mi palabra, de mis designios e instrucciones. No dormirán hasta haber socorrido a cada hijito que me busca afanado, que sale a correr buscando salvación para éste y sus amados. Serán jornadas largas, llegan a ustedes miles de críos, necesitados. Os indicarán, enseñan y consolarán con mis palabras, mis profecías. Nada será mas importante que esto.

 

Todo os doy en su camino, indicaciones, sentir, mis ángeles protectores. Luz cuando ya haya caído la noche, comida cuando sientan hambre. Agua del costado sagrado para saciar su sed. Posada al estar lejos y manos amigas para hacer la labor. Vivirán para mi hasta que el tiempo predispuesto sea cumplido. Luego llegaré al encuentro de los míos y sentirán descanso de su trabajo, alegría de su perseverar. A mi lado hijos se sentirán plenos.

 

Acaten ahora mis enseñanzas, designios, para llevar verdad a quien no me conoce. Para dar palabra salvífica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fecha:  22 de agosto de 2016

 

 

Dios: Judith, cierra los ojos y escribe lo que ves.

 

Estoy a los pies de la cruz, arrodillada, cae sangre del corazón de Jesús, corre hasta abajo, me cubre y sigue cayendo como un río y llena y cubre todo. La tierra entera es un mar de la sangre de Cristo. Cuando ya la cubre toda, salen muchos hacia el cielo con gozo y amor a abrazar a Jesús y otros caen de espaldas, a una fosa oscura dónde hay bestias enormes que parecen leones. Al terminar de caer todas, se sellan unas puertas de la fosa. Quedan tras rejas. Vuelvo a mirar y Jesús viene hacia mi y me abraza, sigo arrodillada y lo abrazo y no me quiero ir jamás de allí. Jesús está resucitado y me señala la cruz dónde antes había estado. Ahora lo veo, siendo bajado de la cruz, desgonzado, sobre el piso lo tiran, se ensucia, sus heridas se llenan de tierra y lo dejan ahí tirado.

 

Dios: Te explico Judith.

 

Al ver a Jesús ahí tirado ves cómo ahora mi iglesia trata a mi hijo. Así se encuentra ahora, tirado en el piso, olvidado, abandonado por aquellos a quienes ha venido a salvar, aquellos a quienes llamó sus predilectos. El murió allí por estos y por su salvación y le han tirado cómo a un animal. Así nos encontramos ahora.

 

La sangre que cubre al orbe es el fuego purgador y salvífico. Todo aquel que beba de la sangre de mi hijo que ahora se derrama con mas fervor por el orbe, inundando cómo ríos de misericordia, amor y justicia, verá su alma encontrarse con Jesús. Pero aquellos que no le conocieron, untados por el pecado y cargados bajo el peso de su mal, caerán al infierno, el cual será sellado con la última gota de sangre de Jesús.

 

Las bestias con cabezas de león son como aquellos, Reyes de grandes naciones, que llevan a los críos a la perdición y les alimentan el orgullo, la sed de poder, mérito, triunfo, sed de querer ser Reyes, sed de placeres; Para luego devorarlos, presas fáciles se han vuelto con su pecado y vanidad. Os cazan y engañan. Por esto caen de espaldas, ni al morir son conscientes del peso de su maldad. Miran hacia su creador, pero son jalados hacia el lugar que escogieron por la eternidad.

 

Enseño así al hombre para que entienda humanamente lo que ocurre en lo espiritual. Cuando se dejen inundar por el espíritu podrán ver y entender, con los ojos del Padre, todo cuanto os he enseñado e insistido.

 

Pongo mis manos sobre ustedes, agachen su cabeza y reciban mi gracia que sana, alivia, limpia, clarifica y abre espacio para llenar al ser del amor del Padre, para armarle de valor, del reflejo del amor del Padre, para actuar solo como me enorgullecería. Agachen su cabeza, todo ser caiga de rodillas para recibir bendición del cielo. Que como una ola calurosa, permea al ser y le hace uno con el cielo, para irradiar el calor del Padre, a todo lo muerto en el pecado. Al ver a mis justos, añoro llegar a su encuentro y acelero mis pasos. Allí me quedo entre los míos. Oráculo de Yavé.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Misión Io – Eros